Renault Mégane Trophy V6: el taxi más veloz de París

Renault Mégane Trophy V6 Taxi

Las grandes ciudades del mundo, y de Europa en particular, le dan mucha importancia al transporte público de pasajeros. Los taxis, obviamente, no quedan excluídos de ese interés y así como hemos visto en otras oportunidades, en Londres por ejemplo, en otros lugares las necesidades de viajar más rápida y cómodamente llevan a buscar soluciones que a pocos se le pueden haber ocurrido.
La gente de Reanult en Francia aparentemente ha pensado mucho al respecto y entonces se ha decidido a colocar en las calles de la capital francesa a un taxi muy especial, que no sólo sorprenda a propios y a extraños sino que además logre que el pasajero llegue a destino de la manera más rápida, concreta y efectiva que se hayan imaginado. Y para eso ¿qué mejor que colocarle el cartel de taxi a un sensacional e indescriptible Renault Mégane Trophy?

Si los franceses, y los parisinos muy particularmente, siempre han tenido más que sobrados motivos a la hora de quejarse de la lentitud de los taxistas de la ciudad luz, entonces ahora ya no tendrán argumentos. No todos los días puedes levantar el brazo solicitando un taxi y que frente a vos se estacione una bestia semejante. Pero así ha sucedido excepcionalmente en París recientemente.
No han sido pocos quienes han tenido el privilegio de subirse a este taxi parisino que ha hecho las delicias no sólo de quienes viajaban en su interior, sino también de aquellos que, atónitos, lo veían pasar como si nada.
Las calles de París fueron el escenario elegido para que el Renault Mégane Trophy V6 sacara humo de sus ruedas sobre el asfalto (también sobre los adoquines…) y que llamara la atención como pocos.
3,5 litros de cilindrada y unos infernales 400 CV de potencia toda tirada al piso son un combo más que perfecto para ofrecerle a potenciales viajeros que sólo desean llegar a destino lo más rápidamente posible. El “taxista” no es otro más que el piloto Laurent Hurgon, quien entre los datos más salientes y destacados cuenta con el hecho de haber sido el piloto que ha logrado el récord de vuelta en el trazado largo del Nürburgring clavando el cronómetro en 8’07’’97 al volante de un Renault Mégane RS del 2011. Esta vez no huido cronómetro de por medio, pero no caben dudas de que el auto fue lo más rápido posible, muy bien llegado por Hurgon. Si aún no podés creerlo, te invitamos a ver el video al final de esta nota en el cual (dicho sea de paso) el pasajero se acuerda de media familia del piloto que conduce el auto, cuando se llega a 1’30’’… Le manda “saludos en varios idiomas” a su madre, su abuelita y también a su hermana. Imaginamos lo que debe haber sido vivir esa increíble experiencia. ¿Cuánto les habrá salido el viaje? Disfrutá el vertiginoso video a continuación