El regreso del Volkswagen Kübelwagen Type 82

vw-1.jpg

No han sido muchos los casos como el del mítico Volkswagen Kübelwagen Type 82 en la historia de los autos. Un vehículo indudablemente ligado a una de las etapas más oscuras y dramáticas de la humanidad, la Segunda Guerra Mundial, y mucho más ligado aún al nefasto ejército nazi del que no hace falta agregar mucho más. Se trata de un auto que ha dividido la historia de los todoterrenos transversalmente convirtiéndose en un auténtico ícono igualando la estatura de otro mito de la época, el Jeep Willys.

vw2.jpg

Puede decirse que los dos vehículos son las insignias de dos bandos que separadamente buscaban algo similar. Y de hecho lo han logrado. Hablo exclusivamente de la construcción de un vehículo capaz de no detenerse ante nada…
Así como el Jeep sigue generando variantes y recreaciones hasta nuestros días, el Volkswagen Kübelwagen Type 82 ha recibido su merecido homenaje (y con esto no tomo partido por ningún bando en particular, ni estoy dando una opinión sobre ideologías… no confundan por favor).
La compañía canadiense Intermeccanica ha lanzado a casi 70 años del inicio de su puesta en producción una fantástica réplica de uno de los más grandes vehículos todoterrenos de los que tengamos memoria, un imparable en cualquier lugar y bajo cualquier circunstancia. Nunca hubo obstáculo lo suficientemente complicado como para que el Volkswagen Kübelwagen Type 82 detenga su marcha y esta vez parece haber sucedido lo mismo.
Desde algún oculto tunel del tiempo nos llega esta versión impecable de un auto que originalmente debió su nacimiento a la semilla germinal colocada por el genial Volkswagen Beetle.

vw3.jpg

Ni hablar de las réplicas en miniatura que también han proliferado por el mundo de manera sorprendente. No señores, ésta no es una versión a escala. Es una de verdad.
Sólo que con unas notables diferencias respecto de su antepasado de los beligerantes días de la Segunda Guerra Mundial. En primer lugar impensado que en aquellos momentos este vehículo costara lo que cuesta éste, nada más y nada menos que 16.450 dólares. Puede que sea mucho y puede que sea nada, si tenemos en cuenta la calidad de la factura y lo exclusivo del vehículo. Vos sabrás.
Eso sí, el precio comienza a tener más sentido a sabiendas de que el Kübelwagen tiene además de su increíble aspecto idéntico al original, aire acondicionado, un diferencial de desplazamiento limitado y un chasis de estructura tubular.
Vendrá además disponible con tres motorizaciones que van desde los 70 CV, pasando por otra de 100 CV y llegando a la más alta de 140 CV de potencia final.

Sea como sea, no hay dudas que la idea ha sido por demás original y en definitiva…¿a quién no le gustaría sentarse al volante de uno de estos y sentir que ha retrocedido en el tiempo mágicamente para conducir una verdadera leyenda sobre ruedas? Creeme, a mí me encantaría.