El regreso de Carlos Reutemann

REUTEMANN - 1

Lo que durante tanto tiempo, desde hace muchos años, muchos admiradores y seguidores creímos iba a ser algo sencillamente imposible, es factible que el 20 de julio de 2014 se haga finalmente realidad. Carlos Alberto Reutemann, se ha calzado nuevamente el buzo de piloto de autos de carrera en estos días con miras a los 200 kilómetros de Buenos Aires de la categoría argentina Fiat Abarth. “Lole” volvió a su primer amor, los autos de competición, los autos de carrera con techo y tal como lo hizo en sus inicios, volvió a subirse a un Fiat.
Rodeado de un grupo de entusiastas y colaboradores, Reutemann estuvo en el Autódromo Galvez de la ciudad de Buenos Aires para vivir una experiencia sencillamente inigualable.
La idea de Reutemann fue la de comprobar su forma, su estado físico para ver si puede estar en debidas condiciones para hacer equipo junto a Cristiano Ratazzi en la competencia que será telonera del Super TC2000.
Reutemann, nacido en 1942, es una auténtica leyenda del automovilismo mundial y supo pasar por los más encumbrados equipos de la Fórmula 1. Sus pasos por Brabham, Ferrari, Lotus y Williams nos eximen de cualquier otro tipo de comentarios. Reutemann supo ser al comando de un Ferrari el “mejor del resto” en el astronómico año 1978 con los super poderosos Lotus del infernal tándem Andretti/Peterson y se alzó con un increíble subcampeonato en 1981 con Williams traicionado por su propio equipo en un final en Las Vegas para el infarto contra Piquet. Lo de Reutemann ha sido sencillamente excepcional y muchos somos los que hemos pedido a gritos que, en lugar de una inconducente carrera política (eso es para otro tipo de gente…) optara por seguir relacionado con el automovilismo deportivo de alguna manera.

REUTEMANN - 2

El último contacto real y directo de Reutemann con un auto de carreras tuvo lugar en Italia, durante su visita a Maranello, en 2004 cuando pudo subirse al Ferrari con el que Michael Schumacher salió campeón en 2003. En aquella oportunidad anduvo bajo la lluvia, en un auto totalmente desconocido, con 850 CV a sus espaldas y la cosa anduvo -sabiendo de que estam0os hablando- de lo mejor.
Muchos son los que siempre quisieron ver a Reutemann asociado de alguna manera al mundo de las carreras. Su capacidad e influencia positiva en el mundo del deporte motor bien podría tenerlo como jefe de cualquier escudería -también de la Fórmula 1– en la actualidad. Ojalá este reencuentro permita que Reutemann se vaya acercando cada día más al lugar del que nunca debió irse.

Lo mejor del caso es que cuando Reutemann probó el Fiat de la categoría Abarth, al bajarse dijo lo que esperábamos escuchar: “He revivido”. Ojalá se lo tome en serio y no deje de volver. Mirá las fotos (de Daniel Panelo) de las recientes pruebas de Reutemann y un muy corto y emotivo video.