Recreaciones digitales del Volkswagen Beetle R

Todas las expectativas, todas… depositadas en la llegada de una nueva versión del nuevo Volkswagen Beetle. No es para menos, desde la presentación oficial, siguiendo por la noticia de su posible ingreso al mundo del Rally en un futuro y terminando con la novedad de la llegada en un tiempo más de la versión más radical, agresiva y deportiva bajo la denominación “R”, no hemos tenido ni un minuto de respiro con este auto.
Reiteramos: no es poco lo que ofrece. Un renovado diseño que lo emparenta mucho más a autos como el Volkswagen Scirocco o el mismísimo Volkswagen Golf (¿y a un Porsche?) y las intenciones de quitarle de encima definitivamente el mote de “auto para las mujeres” hacen de la llegada del Volkswagen Beetle R algo sencillamente especial.
Pero claro… falta un tiempo para verlo en la realidad, de modo que no estará de más comenzar a darle lugar a las recreaciones digitales que vayan surgiendo en los diferentes medios especializados.
Los amantes del fenomenal programa PhotoShop, que tantas posibilidades brinda desde lo gráfico, están de parabienes ya que a través de ese programa se pueden generar cosas muy interesantes que, si bien no son la realidad, se asemejan bastante a la misma.
Tal es el caso de las imágenes que ilustran esta nota.

El conocido Theophilus Chin se ha puesto manos a la obra de manera absolutamente magistral y magnífica y gracias a su trabajo podemos ir teniendo una relativamente acabada noción de lo que podría ser el aspecto del Volkswagen Beetle R.
¿Nada mal, no les parece? Imágen más que ilustrativa de tres cuartos perfil frontal, lo mismo para el tres cuartos de perfil trasero y listo… ahí lo tenemos casi como si lo estuviéramos viendo en la realidad más concreta.
La tableta digitalizadora del amigo Chin parece que funciona de maravillas…

Ahora será cuestión de aguardar a las imágenes reales y con más detalle todavía, aunque éstas que afortunadamente ya podemos empezar a disfrutar, no están como para ser despreciadas. Al final, les dejamos una conclusión (creemos) para nada desmedida sobre este bellísimo y excitante modelo que está por llegar de un momento a otro: las mujeres querrán tenerlo porque en definitiva, no deja de ser un Beetle… y los hombres se “tirarán de cabeza” por subirse a uno, por deportivo y por asemejarse tanto a un Porsche.