Rarezas: Covini C6W

covini-c6w-01.jpg

Cosas extrañas se ven de todas formas y colores, de todo tipo y toda clase de gustos.
Están los que se dedican (con mucho esfuerzo seguramente) a practicar impertinentes modificaciones sobre un cuatro ruedas y están aquellos que por lo menos hacen algo que da para discutir un rato.

covini-c6w-02.jpgcovini-c6w-03.jpg

Pero afortunadamente (aunque sigue tratándose de gustos… y sobre gustos no hay nada escrito) hay de los otros también. Están los casos de pequeñas empresas o modestos preparadores poco más que artesanales que se dedican a buscar siempre una vuelta de rosca que va muchas veces más allá de todo lo imaginado.
Como ejemplo en esta oportunidad podríamos nombrar a Covini, un constructor italiano que con muchísimo empeño y bastante de creatividad se ha despachado con el primer “supercar de 6 ruedas”: el Covini C6W.
Intentos serios de este tipo se han dado inclusive en la Fórmula 1 de los años ’70 con el emblemático caso del famoso Tyrrell P34 creación del genial Derek Gardner. Pero esto es evidentemente otra cosa.

covini-c6w-04.jpgcovini-c6w-05.jpg

Su aspecto lo dice casi todo. Intimida por cierto. Y sus números no se quedan atrás. No se trata sólo de “una cara bonita”, es en efecto un auto super poderoso cuyas especificaciones sorprenden tanto como su particular imagen.
4.200 poderosos centímetros cúbicos, un infartante motor V8, tracción trasera y un impresionante par motor de 470 Nm casi como que ya nos van convenciendo de estar frente a algo demasiado especial.
Seguimos: una logradísima estructura totalmente hecha en fibra de vidrio y fibra de carbono y los infartantes 300 Km/h. que alcanza son parte del cuerpo y el alma de este Covini C6W que evidentemente no será un auto destinado a pasar a la historia pero que hace méritos como para pelear un lugar de preponderancia en el gusto de la gente (extraña).

covini-c6w-06.jpg

Con socios de jerarquía (como proveedores) de la altura de Momo, Brembo, Pirelli, Antera, etc. el Covini C6W se planta de frente a nosotros con méritos propios y con todos los pergaminos que le entregan su tan particular aspecto y sus generosas prestaciones. Un trabajo más que digno.