Rally Dakar 2010: nuevamente en Argentina

rallydakar2010

Todavía no ha bajado la tremenda polvareda que ha levantado el Rally Dakar 2.009 tras su paso por Argentina y Chile y ya mismo comienza a sentirse una vez más el rugido de los motores que se vienen. Es que si lo queríamos, lo tenemos: ha llegado la confirmación oficial y la edición 2.010 del Rally volverá a disputarse en tierras argentinas y chilenas.
En la última edición hubo de todo: aventura, riesgo, peligro, muertes (lamentablemente por cierto), vergüenza ajena (recuerden ustedes al impresentable funcionario pampeano…), emoción y unas cuantas cosas más, pero por sobre todo hubo pasión y eso es algo que definitivamente no ha caído en saco roto.
Es que no sólamente la gente que presenció todas y cada una de la etapas, sino también los organizadores y fundamentalmente los pilotos participantes han quedado más que satisfechos con lo sucedido en esta parte del mundo y eso no es poca cosa.

Obviamente hubo cosas que habrá que pulir para la próxima edición, pero en líneas generales, el resultado y el balance han sido altamente positivos, por eso, de mutuo acuerdo entre autoridades nacionales, pilotos y la empresa francesa organizadora ASO, se ha decidido hacer realidad la versión 2.010 nuevamente en tierras sudamericanas.
La próxima edición tendrá algunas diferencias con la que recientemente ha finalizado y es que habrá 6 etapas que se disputarán en Argentina y otras 6 en tierras chilenas (en el 2.009 la cosa fue mucho más despareja) y además se llegará (sobre todo en Chile) hasta zonas más norteñas.

El anuncio oficial se dará el próximo lunes en la Residencia Presidencial de Olivos y un día después se anunciará también en Chile, mostrando de esta manera el alto grado de importancia que se le dará a la prueba desde ámbitos oficiales de los dos lados de la Cordillera de los Andes.

Así, una vez más, tendremos el privilegio de ver pasar a autos, camiones, motos y cuatriciclos levantado polvo por los diferentes caminos y los paisajes de nuestra geografía toda, para nuestro deleite y en definitiva para nuestro orgullo.