Ford quiere alejarse de Mazda

Mazda-y-Ford

Uno quiere y el otro no. Tal como sucede en una pareja que no se está llevando nada bien, Ford está haciendo todo lo posible para comenzar a despegarse de Mazda. Así son las cosas. Diferencias irreconciliables, que le dicen…
Y si hablamos de desaveniencias en una relación matrimonial, eso también puede darse por temas relacionados con la economía… y de eso se trata lo de Ford y Mazda. La casa del óvalo azul quiere zafar a toda costa de la crisis financiera que atraviesa y en uno de sus planes está el hecho de separarse paulatinamente de la casa japonesa, de la que tanto provecho ha sacado sin dudas.

La cosa no es sencilla. Muchos autos de las dos marcas comparten demasiados elementos, producto todo de esas plataformas compartidas que tan buenos resultados les han dado. El Ford Focus y el Mazda 3 son claro ejemplo y también lo son el Ford Fiesta y el Mazda 2. Mucho compartido y poco (aparentemente) para seguir compartiendo en el futuro.
A Ford durante un largo rato le ha servido lo de las plataformas compartidas y todo el “Know how” de Mazda y a Mazda la cosa le ha sido también muy positiva por lo cual están deseando que Ford no decida alejarse como todo parece indicar que sucederá.
Todo está claro: Ford ha sacado ya su tajada y a Mazda le conviene seguir de la mano de los norteamericanos. Como ya dijimos, uno quiere y otro no… pero así las uniones no tienen buen final.