¿Qué debe cambiar para no repetir un accidente como el de Jules Bianchi?

ACCIDENTE DE JULES BIANCHI - 1

Hoy es una jornada preocupante, triste, gris… o negra, si es que pretendemos pintar de un color a este día. Lo que podía haber sido una auténtica fiesta del deporte motor, culminó, debido a varios diferentes factores y responsables, en una jornada que terminó mal. El Grand Prix de Japón, en el legendario trazado de Suzuka, finalizó de manera dramática con el gravísimo accidente del piloto francés Jules Bianchi, del equipo Marussia-Ferrari, al impactar directamente contra una de las máquinas que estaba precisamente tratando de quitar de una zona peligrosa al Sauber-Ferrari de Adrian Sutil.
Nos quedamos sin respuestas, no tenemos palabras ante lo ¿irremediable? de lo sucedido hoy en Japón. Preguntamos sin escuchar la contestación del otro lado, es que, tal vez no haya respuesta ni ahora ni nunca.
Lo digo de otro modo: creí que allá lejos y hace tiempo, cuando se iba de esta vida el legendario Ayrton Senna en la maldita curva de Tamburello, habíamos aprendido de la dura lección. Pasaron muchos años desde aquel fatídico 1994, es cierto, pero hoy los viejos fantasmas regresaron y, si bien el escenario es otro, el caso es el mismo: la seguridad descuidada.
Es verdad que el automovilismo deportivo es peligroso, eso está fuera de toda discusión, pero lo que no debería discutirse es la seguridad de los pilotos, cosa que hoy en Japón se ha dejado de lado.

Me animo a plantear ésto en estos términos ya que ha quedado demostrado que: se han relajado los sistemas y, así las cosas, volvemos a ver salidas de curvas veloces y peligrosas (como la 7 de Suzuka) con asfalto en lugar de contar con camas de leca, sectores seguros en donde dar prioridad a la vida de los pilotos antes de preferir la continuidad de un show que nada cambia.

ACCIDENTE DE JULES BIANCHI - 2

¿Qué debe cambiar para no repetir un accidente como el de Jules Bianchi? O, dicho de manera contra fáctica: ¿qué hubiera sucedido si se hubiese detenido la carrera a tiempo? ¿qué hubiese llegado a pasar si en esa curva se hubiera emplazado una cama de leca de seguridad? No estaríamos llorando sobre la leche derramada…
Estas cosas nada tienen que ver con lo “peligroso” del deporte motor. Lo de hoy era perfectamente evitable y lo repito, ésto se podía haber evitado tan sólo con un poco de ajuste de los sistemas de seguridad y no dejando de lado estas cuestiones… Total, hace tanto que no lamentamos un muerto… Error. Impericia, responsabilidad total de los organizadores, del circuíto y de los jefes de la Fórmula 1. Todos responsables, o mejor dicho: todos culpables. Le suceda lo que le suceda a Jules Bianchi.