Más no se puede: Mini, híbrido y con tracción total

Como decimos en el barrio: abran cancha, amigos… abran cancha… Ya llega una novedosa opción que se agregará a la galería de vehículos híbridos tan difundidos de un tiempo a esta parte. Y claro, éste que les estamos presentando no será uno más: se trata ni más ni menos que de un Mini Cooper que por fuera parecerá de lo más común y corriente pero que en realidad esconde algo muy especial.
No se puede apreciar en esta fotografía espía, pero este Mini lleva bajo su carrocería un motor eléctrico que está destinado a generar movimiento en el eje trasero y, por consiguiente, transformarlo de buenas a primeras en un Mini con tracción en las cuatro ruedas, o sea un auto con tracción total.
Más de uno ya se querrá subir a un Mini así…

No hay muchos datos más sobre este nuevo Mini que están probando en la nieve. Sobre su motorización se estima, eso sí, que bien podría estar equipado con algún tipo de sistema que estaría directamente derivado del que se utiliza en el Hybrid4 del grupo de Peugeot/Citroën. Como todos saben, Mini (BMW en realidad) se encuentra en estos momentos asociada con los franceses a la hora de compartir desarrollo de motores y fundamentalmente tecnología, por lo que no sería nada extraño pensar que bien podría suceder ésto que decimos en un futuro cercano cuando llegue a las calles.

Con respecto a su lanzamiento al mercado, tampoco hay demasiada información y, mucho menos, certezas. Se está comentando cada vez con más insistencia que este Mini podría ser parte de la gama de ofertas de la casa a partir del año 2013, pero todo ésto aún debe confirmarse.
Una cosa que “preocupa” (así, entre comillas…) es el tema de la posible reducción de espacio y de habitabilidad en el Mini para aprovechar el lugar con todo lo referente a la motorización híbrida. No son pocos los que ya están rezando para que el hecho de convertirse en un híbrido de estas características no signifique precisamente que el auto pierda espacio para el disfrute. De hecho, no debería haber inconveniente alguno en este apartado y no será difícil imaginar que el sistema híbrido debería calzar a la perfección en los Mini Clubman y los Countryman, por ejemplo.

Mientras tanto y mientras la marca lo sigue probando (creyendo que nadie los espía) esperamos por más detalles y novedades sobre esta variante del Mini (y ya van…) que, seguramente dará qué hablar y mucho.