Prueban un Opel Meriva eléctrico

La cada vez más creciente importancia que se la da a las motorizaciones alternativas, sobre todo en el Continente Europeo, hace que las diferentes marcas prueben y prueben sus modelos en busca de nuevas soluciones y futuros desarrollos. En este caso tenemos la oportunidad de espiar (no de la manera que lo hemos hecho con anterioridad) a una unidad de Opel Meriva que la gente de la marca está probando en una remota zona de los Alpes austríacos. Lo novedoso de esta unidad del pequeño monovolumen alemán es que cuenta con un motor eléctrico y si bien hay indicios de que no será finalmente una de las mejores opciones, Opel sin embargo sigue adelante en busca de interesantes datos que utilizará para comprobar el comportamiento de su sistema de frenada regenerativa en cuesta abajo. De eso se trata esta prueba.

Los test que se están llevando a cabo en Suiza se están realizando en colaboración directa entre la misma Opel, la firma Bosch, Mercedes Benz y muchas diferentes universidades de Alemania, las cuales se encuentran abocadas a trabajar en el llamado “Proyecto MeRegio” (cabe la aclaración en este caso: el nombre de MeRegio se debe a “Minimun Emission Region”).
Los resultados de estas pruebas seguramente se utilizarán en un futuro (no sabemos si cercano o lejano) en el Opel Junior, un modelo pequeño, super ciudadano eléctrico que e la actualidad se encuentra también en plena etapa de desarrollo en la casa alemana del Rayo.
De esto se desprende que finalmente no llegaremos a ver en las calles a una versión eléctrica del Opel Meriva. A pesar de que la casa alemana está ampliando su gama de motorizaciones posibles para este modelo, incluyendo interesantes variantes de motor diesel (muy eficientes por cierto), no será la eléctrica una de las opciones a contemplar.

La utilización de diferentes opciones a la hora de elegir motorizaciones posibles para los diferentes vehículos ha llevado a diferentes instituciones a participar del “Proyecto MeRegio”, entre ellas al Instituto Tecnológico de Karlsruhe, uno de los que integran ese grupo de universidades y empresas alemanas abocadas a estas prubas.
Los datos de las pruebas serán determinantes para que se llegue a concretar la idea original de Opel: poder tener unas 100.000 unidades del Opel Junior en las calles en el año 2014.
Estaremos atentos a la continuación de estas pruebas que seguramente sentarán las bases para la llegada de un nuevo modelo de la casa alemana al mercado del futuro.