Protesta gremial en el Salón de París

protesta-gremial-paris.jpg

En un salón internacional se pueden esperar muchas sorpresas, eso ya se sabe.
Nuevos modelos, prototipos de lo más interesantes, novedades, pasajes sin escala al futuro del automóvil, etc. etc. etc., pero lo que no se puede esperar bajo ningún punto de vista es una bulliciosa protesta gremial en medio de la muestra. No porque no tengan derecho ni razón, sino porque no parece ser el lugar más adecuado.

protesta-gremial-paris-2.jpg

Eso es precisamente lo que sucedió en el stand de la marca Renault.
Un numeroso grupo de trabajadores y sindicalistas de la CGT tomaron por asalto el espacio dedicado a la marca del Rombo y se destaparon con un desaguisado sin precedentes en un evento de este tipo.
Como verán el lugar quedó francamente impresentable y esa “lluvia de papeles” (que son panfletos de protesta) nada tienen que ver con una auténtica celebración. Por el contrario, se trata de la corporización de una protesta que se ha originado como respuesta a los casi 4.000 puestos de trabajo que serán recortados en el país galo y otros tantos (2.000 para ser más precisos) en el resto del continente europeo.

protesta-gremial-paris-3.jpg

Por lo menos los gremialista se han tomado el trabajo de “reemplazar” el Rombo de la marca en el frente del Renault Ondelios (concept por cierto) por un coqueto sticker de CGT. Y así como fueron tan detallistas en lo “decorativo” también han perdido la chaveta rayando (ver el detalle de la segunda foto de la nota) deliberadamente los laterales del concept, cosa que no les hace ningún favor, ni a ellos ni a la fuerza de su reclamo.

protesta-gremial-paris-4.jpg

Nadie va a poner en tela de juicio lo justo de los reclamos. Entendamos.
Pero ya lo sabemos por experiencias en zonas bien cercanas a nosotros que muchas veces se confunde derecho legítimo con actos vandálicos y en este caso daría la sensación de estar ante uno de esos casos.
Da pena la imagen del stand y sobre todo del concept (único, por supuesto) que acusa todo el maltrato al que ha sido sometido. Se sabe que esa tan mentada crisis internacional ha provocado y seguirá provocando desastres en la industria y este caso es producto de ello, lo que no significa que el vandalismo haya sido utilizado como método de expresión. Una pena, se vea desde donde se vea.