Producen el último Opel en la planta de Amberes

Todo llega alguna vez a su fin. A veces de manera imprevisible y otras veces de manera inexorable. Este es el caso, precisamente. Hablamos de lo sucedido en la planta industrial que Opel tiene ubicada en Bélgica, más concretamente en la localidad de Amberes.
Desde hace largo rato ya se venía especulando que algo debía cambiar (para mejor, claro) para que la fábrica de la marca en la reconocida ciudad belga permaneciera abierta y (lo más importante) produciendo. Las ventas de la marca han ido decreciendo paulatinamente y con ese bajón indeseado y no tan inesperado, se ha decidido finalmente el cierre de la planta en estos días. Desde principios del año 2010 se insistía con la creciente posibilidad de que eso finalmente sucediera y la cosa se ha confirmado absolutamente el pasado mes de Octubre de 2010.

Por eso es que en los últimos días se ha fabricado el último vehículo en la fábrica de Opel de la ciudad de Amberes y eso es ya algo irreversible como se podrán imaginar.
Lo vemos en la foto que ilustra esta nota: la última unidad producida ha sido un Opel Astra en su versión GTC, siendo la unidad número 13.306.292 desde que la fábrica fuera abierta para producir autos allá por (nada más y nada menos) el año 1924. Una parte grande de la historia de la marca pasará a mejor vida en poco tiempo más y lo que también será historia es posiblemente el mismísimo Opel Astra GTC, que se fabricaba exclusivamente en la planta de Amberes, y que muy posiblemente salga también de circulación por dos motivos bastante fuertes, a saber: en primer lugar la veteranía del modelo en sí mismo y en segundo lugar las constantes bajas en la producción de este auto que espera a gritos la presentación de la versión de tres puertas que derivará de la actual generación.

Cuando comenzó el año 2010 los empleados de la fábrica llegaban a la cifra de 4.000, cosa que se modificó en Junio del mismo año cuando a la dotación se le recortaron 2.600 trabajadores, mientras que durante la semana pasada se hizo efectivo el despido de otros 1.320. Aún quedan en la planta unos 400 trabajadores que se encargarán hasta fin de año de la seguridad del lugar, la logística y el mantenimiento. Los empleados que han sido despedidos recibirán un pago de 2.245 Euros de prima, mientras que los trabajadores mayores de 50 años podrán optar por un plan adecuado de jubilación.
Para hacer más dramática la situación, la empresa sorteó entre los tantísimos empleados que quedan en las calles a partir de ahora, a las dos últimas unidades producidas en la fábrica… Como si eso alcanzara para palear la situación de tantos nuevos desocupados.