Saab en problemas: se para la producción

saabenproblemas

Dramática.
Así puede calificarse sin el más mínimo temor a equivocaciones a la actual situación por la cual está atravesando la marca sueca Saab. Sin compradores a la vista y sin ayuda de casi ninguna índole, la marca está en una situación francamente impensada hace un par de temporadas: acaba de cerrar su planta de la localidad de Trollhattan en Suecia a la espera de poder contar con el dinero necesario para hacer frente a las deudas contraídas con muchísimos autopartistas proveedores de la casa que le venden diferentes elementos que se incluyen en su recortado y acotado catálogo de autos.
El tema es simple: la mayoría de los componentes utilizados por Saab vienen de afuera de la Unión Europea y en consecuencia, los impuestos que deben pagarse son muy altos, cosa que sumada a la precaria situación económica y financiera de estos suecos, hace que la situación se torne verdaderamente imposible de sostener.

La cosa es así: no hay dinero para pagarle a los proveedores, de manera que tampoco habrá piezas para montar en los autos y como siguiente paso no habrá nada que hacer en la fábrica… por eso, se han cerrado las persianas hasta que por fin aparezca un alma caritativa que los ayude a salir de ésta.

Así las cosas y en medio de una situación tan caótica y tremenda, el jefe de producción de Saab, Gunnar Brunius, tenía en mente que este mismo miércoles 25 la cosa estaría solucionada (vaya uno a saber de qué manera…), pero todo parece indicar que el sufrimiento y la agonía continúan y no se ve final felíz a la vista si todo sigue igual.

Veremos cómo resultan las cosas y qué suerte le toca correr a la afamada marca sueca que de momento sólo sabe de sangre, sudor y lágrimas…
Una situación que quema sin lugar a dudas.