Problemas para Tata

ratan-tata.jpg

No sólo algunos rivales buscan quitar la sonrisa de la cara de Tata con posibles y futuros contendientes. A veces esa sonrisa se desdibuja sola, solita, del rostro de quien hoy por hoy parece ser un “iluminado” en el mundo de la industria automotríz, Ratan Tata (foto), el dueño de la casa que lleva su nombre.
Las cosas parecen salirle siempre bien a la gente de Tata Motors desde hace ya bastante tiempo. No es que nosotros querramos que les vaya mal, muy por el contrario, pero tanta gloria y tanto recorrido sin obstáculos tarde o temprano llegan a su fin, o por lo menos, encuentran raras excepciones.

Tal es el caso que afronta ahora el mismísimo Ratan Tata.

Resulta que desde la irrupción de la figura del Tata Nano en este mundo, todos se dedican a hablar de él y no son pocos los que se aventuran en presagiar que será indiscutidamente “El” auto de bajo costo alrededor del planeta. Pero no todas son rosas en este mundo y si lo son, ya se sabe que, cada rosa tiene su espina y esa espina es la que siente en su firme mano Ratan Tata en estos instantes.
Resulta que acaba de anunciar (aún no oficialmente) que casi con seguridad su empresa (Tata Motors) deberá cambiar de lugar su fábrica (en donde, dicho sea de paso, producirá al Nano) hacia otro lugar de la India, dadas las reiteradas y peligrosas protestas de quienes ocupaban con sus precarias viviendas los terrenos que hoy ocupa la fábrica y que (según ellos) han sido “víctimas” de unas ridículas indemnizaciones por parte de la empresa para conseguir esos mismos terrenos.

Las protestan son cada vez más violentas y reiteradas y Ratan Tata parece que no va a dudar en trasladar la factoría hacia otros horizontes, olvidándose prácticamente de los 236 millones de euros que le insumió el proyecto. Para nosotros, el tema no revestiría mayor importancia si no fuera por un minúsculo detalle: la producción en esa misma fábrica del Tata Nano está prevista para Octubre de este año. Si la cosa sigue así y si el bueno de Ratan se ve obligado a trasladar la terminal automotríz en resguardo de sus empleados, la producción del pequeño auto-económico de Tata se vería seriamente afectada. Retrasada, para ser más exactos…

El tiempo (no falta tanto…) dirá.