Problemas para Pagani: sin airbags inteligentes el Huayra no se venderá en Estados Unidos

Si el talentoso Horacio Pagani creía que tenía todo allanado para lograr que el fenomenal y excitante Pagani Huayra fuera el primer auto fruto de su creación en ser distribuído de manera oficial en los Estados Unidos, pues ahora su sonrisa se debe haber desdibujado (y bastante). Es que ha surgido un más que inesperado inconveniente a la hora de recibir la habilitación formal de parte de las autoridades en materia de seguridad en Estados Unidos, hablamos de la NHTSA.
El problema en cuestión radica en la irregularidad de los airbags del Huayra a la hora de cumplir con las muy estrictas normas de seguridad establecidas. Horacio Pagani viene trabajando a destajo con IDIADA para lograr dar con los sistemas de airbags adecuados y requeridos para que el auto sea habilitado en el mercado norteamericano, pero de momento lo más cercano para lograrlo es el año 2014, motivo por el cual Pagani pediría una excepción de dos años.

No es nada sencillo el tema en los Estados Unidos respecto de este punto de la seguridad en los autos. El caso es que en Norteamérica es indispensable que la fuerza con la que se activan las bolsas de los airbags tenga en cuenta el peso y la estatura del ocupante del asiento y con esto no hay mucha contemplación de parte de las autoridades que rigen la materia. Hay, eso sí, contadas excepciones como por ejemplo las hechas con fabricantes que aducen temas financieros o económicos para poder comercializar sus modelos cumpliendo con esta normativa. Pero, éste no parece ser el caso de Pagani, quien no ha tenido definitivamente la misma suerte que otros más grandes tales como la italiana Lamborghini o bien Tesla, marcas que han podido vender sus autos sin el cumplimiento estricto de lo planteado.
Sin embargo Pagani también habla de algún inconveniente de tipo financiero a la hora de cumplir con lo solicitado por las normas: es que el fabricante aduce que la implementación del nuevo sistema de airbags inteligentes le engrosaría sus costos en (ni más ni menos) 4 millones de Euros, un costo que definitivamente no podría afrontar ante la perspectiva de vender entre diez y doce Pagani Huayra al año en los Estados Unidos. Mientras tanto, y por su lado, las autoridades norteamericanas sostienen que Pagani no ha logrado demostrar que la implementación de los nuevos airbags vaya a tener semejante impacto en sus cuentas y, a todo esto, todavía el Pagani Huayra no está habilitado para su comercialización en los Estados Unidos.
¿Cómo termina esta historieta que recién acaba de empezar? Bueno… parece que Pagani deberá poner las barbas en remojo y proceder a colocar los airbags inteligentes si es que quiere que su modelo llegue a venderse en Norteamérica.