Opel GT i40 preparado por Irmscher: otro visitante ilustre de Ginebra

opel.jpg

Irmscher, el preparador oficial de la marca Opel, se trae algo verdaderamente importante entre manos para el Salón de Ginebra. Se trata del Opel GT i40, una especie de “secuela” de lo comenzado por la gente de Mallett Cars con el roadster de General Motors.
Y hablo de “secuela” no solamente porque realmente me parece un auto de película (chiste fácil y obvio si los hay…) sino porque además han dotado a este Opel GT i40 con un motor similar al de los tuneadotes norteamericanos, un V8 de 6 litros de cilindrada con una potencia de 480 CV.

Demás está decir que damos por sentado que nuestros amigos de Irmscher se habrán ocupado oportunamente y con mucho tino de reforzar el chasis de esta pequeña fiera sobre ruedas. Es que nadie medianamente normal puede dejar pasar por alto que con esa potencia, las reacciones del motor y sus efectos sobre el chasis de seguro no serán precisamente una caricia… todo lo contrario.
El Opel GT i40 es un auto relativamente compacto y cuesta creer verdaderamente que semejante planta motríz pueda acomodarse tranquilamente en el interior de esta maravilla.
Pero de hecho así es…

Como no se han proporcionado otros datos, no podemos establecer como podrá afectar al auto un cambio tan marcante y cuales serán los efectos sobre la maniobrabilidad y el reparto de los pesos, pero todo estará a esta altura totalmente bajo control. Lo mismo para los casos de las suspensiones y los frenos, en especial los delanteros.
Todos estos son enigmas que se develarán más adelante cuando podamos quitar todos los velos que recubren por estas horas al Opel GT i40 de Irmscher.

Estéticamente no se le puede pedir más a este auto. Bien podría ser el sueño concretado de cualquier mortal que más o menos entienda de autos e incluso para quiene sepan mucho de ellos. Bello, fundamentalmente bello. Agresivo, ultra deportivo. Con el detalle del nuevo diseño de las llantas, una revisión completa de sus kit aerodinámico, unos cuantos ploteados exparsidos criteriosamente por su carrocería y algunos otros detalles más, dan marco ideal a este nuevo producto de Irmscher, no apto para cardíacos y gente impresionable. Un demonio negro al que seguramente querrás entregarle sin condiciones tu alma virgen en Ginebra