Porsche 911 Turbo Cabriolet TechArt: así se llega a los 345 Km/h.

911-1.jpg

Tech Art ha regresado. A la cima, al tope, a lo más alto.
Luego de una pausa, demasiado larga para mi gusto, la casa alemana preparadora de los más fantásticos Porsche que circulan sobre la faz de la Tierra, acaba de presentar una de sus obras más finas, agresivas y poderosas: el Porsche 911 Turbo Cabriolet.

911-3.jpg

Podría decirse, sin temor a equivocarse, que estamos frente a un lobo con piel de cordero, si es que a este Porsche se lo puede calificar de esa manera.
De cordero tiene poco, lo que sucede es que se trata de una máquina super poderosa que presenta un aspecto bastante conservador y tradicional en su exterior. Sólo eso.
Repito, de cordero, no tiene absolutamente nada.

Oculto debajo de ese traje sencillo, aparentemente calmo, debajo del capó, duerme un potente motor 3.6 Boxer que es capaz de alcanzar los 630 caballos cuando se lo provoca.
No puedo explicar la sensación de estar en el habitáculo, colocarse el cinturón de seguridad y demorar 3,5 segundos desde que se da encendido hasta los 100 Km/h.. No soy capaz de describir esto. Pero sucede. Creelo.
Y no sólo eso, este Porsche 911 Turbo Cabriolet que ha preparado TechArt, ¡alcanza con suma facilidad los 345 Km/h.!

911-2.jpg

Claro que no todos se animan a tanta potencia. A semejantes prestaciones. Una fiera de este tipo no es para cualquier mortal.
Pero claro, para los que prefieran, un auto menos violento, un coche con “menos reacción” existen otras dos versiones “menos potentes”. Una de ellas de 580 caballos y la otra, la más “débil”, de 530 caballos. A esto hemos llegado, pensamos que un auto de 530 caballos es un auto “de menor potencia”, siempre comparándolo con la bestia metálica que en esta nota nos ocupa, claro.

Con respecto a la aerodinámica, todo es perfectible también. Aunque paresca mentira.Y como si lo necesitara realmente, se han pensado dos versiones que mejoran las performances en este sentido.
El Porsche de TechArt se presenta en las versiones Aerokit I y Aerokit II, con sutiles variaciones.

911-4.jpg

Finalmente y como para resumir en pocas palabras la creación de este magnífico auto, podríamos decir que, más que nunca en este caso, queda demostrado que, las apariencias engañan.
Este lobo con piel de cordero espera agazapado la oportunidad de demostrar todo su poderío. Su letal poderío.
Y vos podés ser la próxima víctima.