Un Porsche 911 pasado por agua

PORSCHE 911 - INUNDADO - 1

¿Duele? Claro que sí… y mucho. Siempre es triste ver este tipo de cosas, pero jamás nos acostumbraremos sea un viejo Renault 4 de los ’70 o bine este sensacional Porsche 911 de última generación. Pero claro… en este caso, la cosa impacta mucho más todavía, sobre todo por lo insual de la situación. El pasado 12 de Julio de 2013, fue un día tremendo en Caen, zona de la Baja Normandía, en Francia, cerca de Le Mans. Fue una jornada complicadísima por las fuertes e inusitadas lluvias y así las cosas tras 16 largas horas de una tormenta perfecta todo se complicó hasta límites insospechados. Y si no nos creen, como muestra vale un botón y justamente ese botón es este Porsche 911 (ex)impecable que vemos flotando a la deriva en medio de una inundación inolvidable.
No han sido pocos los autos afectados, por supuesto, casi toda la ciudad se encontró literalmente bajo las aguas durante días y no han faltado algunos testigos que han remarcado lo dramático del momento vivido por el dueño de este Porsche en particular. Se sabe que el propietario del autazo alemán ha intentado por todos los medios de sacar el Porsche de la zona más gravemente inundada pero todo ha sido en vano y no ha logrado su cometido. Con respecto a los daños con los que ha quedado esta belleza alemana sobre ruedas tras su indeseada e inevitable incursión acuática, no tenemos muchos datos, aunque estimamos que las cosas le deben haber quedado bastante complicadas al dueño del Porsche.

PORSCHE 911 - INUNDADO - 2

Una buena secada al aire libre y luego sí, un paso adecuado por el taller especializado de la marca para una revisión total de punta a punta, de lado a lado para no dejar nada librado al azar. Afortunadamente, por lo menos, no se lo ha llevado la corriente y seguramente pudo ser recuperado pero… ¿quién le quita el tremendo dolor de cabeza al dueño de este Porsche 911? no creemos que sea fácil de lograr…
El auto remolcado por una grúa y el dueño… trasladado en ambulancia al hospital tras el impagable susto. Seguramente todo haya terminado así.