Policía rumana con Dacia Logan

dacia-logan-policial.jpg

Al Dacia Logan casi como que ya nos hemos acostumbrado a verlo de cualquier forma y color. Lo hemos visto convertirse en pick up y también lo hemos visto (extrañados) convertirse en vampiro (bien rumano por cierto) con colmillos, sangre, chicas para morder en el cuello y todo. Pero si había alguna versión que todavía nos faltaba conocer era ésta: la de auto de policía.

Por estas horas ya podríamos decir que el Dacia Logan es como el “Carlitos Chaplin” de los autos. Más de uno de ustedes recordará que Carlitos fue de todo: bombero, médico, albañil, empleado, desocupado, vagabundo, vendedor, etc. etc. Pues parece que el Dacia Logan intenta estar siguiendo sus pasos, porque esta variante no nos la imaginamos jamás.

Todavía no entendemos el por qué de la decisión de las autoridades de la Policía de Rumania para elegirlo como vehículo policial. Es que no se trata precisamente de un auto que se destaque por su “pique” o su velocidad final extraordinaria. Para nada… Es más no nos imaginamos qué resultado puede darse si llegado el momento los policía deben dar persecución a autos mucho, pero mucho más veloces que éste por las calles de la ciudad.
Encima ya se habrán fijado que por el detalle de la parrilla delantera y esos focos antiniebla “inexistentes” y “borrados” en la parte inferior de la trompa, estamos hablando de un modelo base, pero bien base… de esos que generan 90 CV de potencia con un motor naftero y tan sólo 70 con uno diesel.

Posiblemente lo hayan elegido por su comodidad interior y su gran baúl (no entendemos qué relación puede tener esto con la actividad policial…) porque por lo demás, la elección no parece ser la más acertada…

Lindo, es muy lindo… pero adecuado y apto para las tareas asignadas por sus “superiores”, creemos que (definitivamente) no…