¡Pierde el capó de su Nissan GT-R a 300 km/h!

CARRERA ACCIDENTADA

Todo apuntaba a que fuera una carrera más, uno de esos encuentro típicos de los fans de las “drag race” tan habituales y particulares en los Estados Unidos. Pero no, no ha sido así. Si los aficionados (e incluso los participantes) buscaban más adrenalina y querían salir definitivamente de la monotonía, pues esta ha sido la mejor oportunidad que han tenido para hacerlo.
Bien es sabido que en este tipo de carreras, los participantes tienen un único y entendible objetivo: hacer de su auto el más rápido y poderoso para no tener que irse a casa con las manos vacías y el orgullo todo roto.
Hasta allí, todo bien. Pero evidentemente, muchas veces esos esfuerzos descomunales para transformar al auto en una cosa definitivamente especial, puede terminar mal o, al menos, de otro modo muy diferente al planeado. Será cuestión de ajustar todas las tuercas, incluso… las que sostienen al capó del auto.

Es que en esta carrera que te mostramos en el video al final de la nota, podés ver el duelo entre un Nissan GT-R y un Lamborghini Gallardo, enfrentamiento que ya de por sí, entreveía algo interesante por demás. El auto japonés lleva un motor V6 de 3,8 litros de cilindrada cuya potencia ha sido demencialmente elevada hasta los 1.600 CV finales (toda una locura), mientras que el deportivo italiano monta un motor V10 que entrega la friolera de 2.100 CV como si nada.
El momento que más nos interesa llegó cuando se promediaba la carrera y pese a que todo parecía normal, el capó del Nissan levantó vuelo y pasó por sobre el auto, un incidente que podría haber tenido serias consecuencias de no ser por dos cosas: la pura suerte y la habilidad del piloto para activar de inmediato el freno de emergencia que abrió el paracaídas cuando el auto circulaba a unos 300 km/h.

Ahora, hacé de cuenta que entrás al auto, sentate, ajustate el “cinto” y disponete a sentir toda la adrenalina de un momento como éste. Dale play al video