BMW M3 Pick-Up: Este sacrilegio tiene una explicación

A lo largo de todo este tiempo hemos visto de todo, como en botica…
Prácticamente ya no nos podamos sorprender de casi nada, aunque siempre alguien se destapa con un invento que puede dejarnos, de momento, boquiabiertos. Este es precisamente uno de esos casos para el asombro… ¿o para el espanto?
Al ver la imagen que encabeza esta nota a más de uno se le van a salir los ojos de las órbitas y créanme, los entiendo. No es una alucinación, amigos, tampoco una pesadilla… eso que ven en la foto es ni más ni menos que un bello y espectacular BMW M3 devenido inesperadamente en Pick-Up. Sin más vueltas y a otra cosa mariposa.
Pero tranquilos, todo tiene una debida explicación.

Al ver esta Pick-Up BMW M3, que dicho sea de paso está siendo probada en el trazado largo del Nürburgring, más de uno habrá llegado a pensar que se trata de un nuevo prototipo de los más extraños que ha probado alguna vez la marca alemana de la Hélice. ¿Estarán preparando una extraña versión que ya conoceremos más en detalle en algun salón internacional? O… ¿simplemente se trata de un flagrante sacrilegio a la vuelta de la esquina y sin previo aviso? A respirar hondo y a calmarse sin entrar en la desesperación, ya que no se trata ni de una cosa ni de la otra. No hará falta anestesia.

Cuando ya estábamos comenzando a rebanarnos el cerebro en pedacitos y a comernos uñas y codos, ha llegado la aclaración pertinente que nos ha evitado un suicidio en masa: lo que vemos en la foto de la nota, girando a destajo sobre el asfalto del complicado Nordschleife, el infierno verde alemán, es ni más ni menos que un One-Off.
Habrá que reconocer que hemos vistos otros One-Off infinitamente superiores desde el punto de vista estético (recuerden aquel precioso de Ferrari…), pero una vez que se lo van explicando, éste de BMW cobra sentido de inmediato.
Este BMW M3 Pick-Up ha sido solicitado a la marca alemana por un fabricante de accesorios para motocicletas de BMW, convirtiendo al auto en uno de los más prácticos que se hayan visto sobre la Tierra (exagerando la nota, claro…).
Sólo visto de esta manera este vehículo tiene sentido, porque de lo contrario sus responsables hubieses sido dignos merecedores de un castigo ejemplar que, afortunadamente, no ha sido necesario.