La pick-up de Jeep llegaría muy pronto

Ultimamente todas las noticias relacionadas con Chrysler están corriendo como reguero de pólvora. Desde los primeros frutos concretos de la alianza de Chrysler con Fiat hasta ahora muchas han sido las novedades y ésta que hoy nos ocupa no se queda atrás en impacto e importancia. Es que resulta que todo parece indicar que en el mismísimo seno de la compañía norteamericana se habría dado ya luz verde para la concreción del proyecto de la pick-up de Jeep. Según fuentes muy confiables y especializadas en el tema, se estima que ya se ha presentado de manera secreta una pick-up pequeña de la marca a los diferentes concesionarios y según se cree ya se habría conseguido el ok para que Chrysler la lleve a producción en (relativamente) poco tiempo más.

De momento (y si se llega a concretar la entrada en producción) la pequeña pick-up de Jeep llegaría a las concesionarias en el tercer trimestre del año 2011 y de acuerdo a lo informado se basaría de manera muy marcada en el modelo conceptual presentado allá por el año 2005, hablamos del Jeep Gladiator Concept (foto de la nota).
Como no hay imágenes de ningún tipo sobre la nueva pick-up de bolsillo de la marca, deberemos guiarnos por los fuertes rumores que ya están circulando y por algo de lo visto en el concept del 2005. Aparentemente la nueva pick-up estaría directamente basada en el famoso y reconocido Jeep Wrangler, aunque habrá que destacar que para hacerle lugar a la parte trasera destinada a la carga, debería estar perdiendo dos de sus puertas (las traseras, claro) y obviamente lo mismo sucederá con la fila de asientos de la parte trasera.

Lo que le da mucha más fuerza a esta noticia (o rumor, según se vea) es algo ya sabido desde hace un largo tiempo: Sergio Marchionne quiere darle nuevo impulso a la marca Jeep, como marca internacional de Chrysler, y eso obviamente contempla con gran destaque la aparición de nuevos modelos en el mercado, por lo que bien podría ser éste del que estamos hablando uno de esos productos propuestos.
Otro punto a tener en cuenta es el hecho de que en los Estados Unidos, el segmento de las pick-up de tamaño pequeño está prácticamente acéfalo y la llegada de la nueva de Chrysler podría quedarse con una parte demasiado importante del mercado si es que (además) logran colocarla en los concesionarios a un precio más que accesible y agresivo.