Una pick-up Dodge Ram pasada por agua

DODGE RAM ACCIDENTADA - 1

No siempre las cosas salen tal cual se habían pensado originalmente. Eso no es ninguna novedad para nadie, pero hay casos en los que cuesta creer que algo puede irse de las manos tanto como esta vez… Lo contamos de la siguiente manera. Durante la semana pasada la gente de Dodge y un importante equipo de grabación se aprestaban a rodar un comercial para la impresionante y muy norteamericana Dodge Ram 2500 Power Wagon 2014 y así las cosas decidieron solicitar los permisos correspondientes a las autoridades del condado de Humbolt, en la costas de California. El lugar es el elegido por muchísimos surfistas pero no el más adecuado ni indicado para circular con camionetas de este tipo, de hecho circular con este tipo de vehículos por allí (la playa Moonstone) está prohibido, motivo por el cual se tuvo que pedir la debida autorización para realizar el rodaje.
El tema es que, como tantas veces sucede, te dan la mano y te tomás del codo… o sea, se han extralimitado los encargados de la filmación del comercial y lejos de contentarse con circular por la playa decidieron “acercar” a la Dodge Ram 2500 Power Wagon 2014 un poco hacia el mar, sin tener en cuenta (claro está) que también existe algo que se llama marea y hace crecer el nivel del agua…
Eso fue precisamente lo que sucedió en un instante y finalmente, lo que vemos: la camioneta en medio del mar, atascada y sin poder moverse tal como era de esperarse en una situación similar.

DODGE RAM ACCIDENTADA - 2

Lo peor del caso no es que simplemente se haya dañado y en forma la impresionante y monstruosa camioneta (de hecho los daños por el agua salada han sido varios), sino que además (aunque no haya pasado a mayores tampoco) se ha provocado un leve daño ambiental (no olvidemos el derrame de combustible, lubricantes, etc. al mar).
Ahora, tras haber “rescatado” la pick-up del mar y tras el mal trago de los responsables de la producción del rodaje, habrá que ver cómo reaccionan de aquí en más las autoridades responsables de autorizar este tipo de cosas, no sólo allí sino también en otros sitios elegidos para rodar publicidades.

Algo parecido a este episodio ya había sucedido también hace unos tres años en el sur de la República Argentina y ahora se da una situación como ésta en California, por lo cual todo parece indicar que los publicistas son huesos duros de roer y siempre intentan ir unos cuantos pasos más allá en pos de lograr imágenes espectaculares.