Peugeot 107 1.4HDI: pequeño gigante felino

Como consecuencia de lo mejor del diseño y lo mejor en lo que a mecánica se refiere, nace este pequeño gigante de la casa del león: el Peugeot 107. Es la más acabada representación de una perfecta combinación entre modernidad y funcionalidad. En síntesis, el 107 de Peugeot, es uno de esos autos que basta mirarlos una sola vez para no olvidarlo jamás. Pertenece, como el logo que lleva en su parrilla delantera, a una raza superior, a una clase dominante. Un verdadero león.

peugeot-107-d.jpg

Conociéndolo en detalle.
Tal como las nuevas leyes de la aerodinamia lo indican, a primera vista lo que más llama la atención del 107 es su corto capó. El mismo deja lugar privilegiado a los faros, muy en estilo tradicional Peugeot. Una pequeñísima parrilla (o similar) con el logo del león y una “amplia sonrisa” por debajo, contenedora de un paragolpes prácticamente embutido.

A partir del parabrisas y yendo hacia atrás, lo más destacado es, por decirlo de algún modo, la “ausencia total de ángulos” en el vehículo. Esto lo muestra fundamentalmente como un auto moderno y sobre todo, juvenil.

Al mirar el parabrisas se notan sus generosas dimensiones. Se trata de un plano muy grande y con gran curvatura, contenido por los pilares delanteros, los cuales denotan una sensible diferencia de diseño respecto de los traseros.

Un detalle muy significativo y de gran creatividad aplicada al diseño, es el formato de las ventanillas. En la parte delantera del auto, las mismas tienen una altura significativa. En el caso de las traseras, se optó (y aquí lo interesante) por un sistema “tipo compás” que permite solucionar el problema de apertura total de las ventanillas debido a la curvatura de la puerta.

El auto remata con una importante caída en la altura del techo llegando hacia la luneta. Al llegar a este punto, debo hacer referencia al “diseño vanguardista” del sector trasero del 107. La luneta no tiene borde metálico alguno, está enmarcada en gigantescos faros y abre en una forma que hace recordar a autos similares de otra generación, como por ejemplo el Suzuki Fronte.

peugeot-107-c.jpg

Mucho espacio dentro de un compacto.
Peugeot logró con este fantástico modelo que quienes viajan en el habitáculo delantero, experimenten la sensación de estar en un auto de mayores dimensiones. Allí, adelante, el habitáculo es notablemente ancho y con mucho volumen. Todo esto sumado a un dominio visual sencillamente extraordinario.

peugeot-107-b.jpg

Las puertas (en ambas opciones, 3 y 5 puertas) son de dimensiones generosas y las butacas delanteras presentan un diseño sumamente agradable con los apoyacabezas integrados.

Al ubicarnos en la zona trasera del 107, ya no se puede opinar lo mismo. Allí el espacio se nota reducido, y de hecho lo es. La gran altura de las butacas delanteras, la brusca caída del techo en esa zona con la consiguiente caída de la altura de las ventanillas traseras y el poco aire entre el respaldo de los asientos delanteros y los asientos traseros, hacen que el sector posterior sólo pueda ser disfrutado sin son dos los que viajan y sobre todo si son de contextura pequeña.

Otro punto negativo, en el caso del modelo 5 puertas, es el escaso ángulo de abertura de las puertas traseras, cosa que complica aún más la comodidad de quienes viajan atrás.

peugeot-107.jpg

El motor.
El motor del Peugeot 104 es un 1.4 HDI con, adaptación al tamaño del 107 mediante, una potencia de 54 CV DIN y 4.000 RPM y un par de 130 Nm a 1.750 RPM. Esta es la manera con que el Peugeot 107 alcanza brillantes performances, con aceleración y óptimo rendimiento: 29 km/litro en ruta y 19 km/litro en la ciudad.