13 personas dentro de un Smart ForTwo

13-personas-en-smartfortwo.jpg

El Smart ForTwo podrá tener muchas virtudes. Puede obtener las más altas calificaciones en materia de consumo, puede ser uno de los mejores a la hora de buscar maniobrabilidad y ni hablar si lo que buscamos son muchas facilidades a la hora de estacionarlo en los pequeños recovecos que nos quedan disponibles en la ciudad. Todo eso lo tiene a su favor, sin dudas.
Ahora… si pretendemos hacerle creer a los demás que el diminuto Smart ForTwo es el mejor ejemplo de espacio interior entonces estamos verdaderamente perdidos.
No habrá que tomárselo tan en serio tampoco amigos y en realidad no deberíamos dejar de tener en cuenta que lo que nos ocupa en esta nota no es otra cosa más que una mera acción promocional que a alguien se le ha ocurrido en el Reino Unido de la Gran Bretaña.
La idea era la de hacer entrar la mayor cantidad de gente posible en el Smart ForTwo y la cuenta se cerró cuando la suma llegó a 13 personas. Nada mal por cierto, haciendo la salvedad de que todos los que “encontraron su lugar” allí dentro eran expertos contorsionistas salidos posiblemente de algún circo de las inmediaciones.
Ojo… tampoco es para quitarle méritos, después de todo más de una vez en alguna salida con amigos (y amigas) hemos regresado a casa en una situación similar a la de la foto.
Para lograrlo con un poco más de tranquilidad y comodidad habría que haber conseguido a aquel Smart de unos 5 metros de longitud… pero no estaba disponible.

Y más allá de todo, más allá de cualquier conjetura, esto no deja de demostrar algo: cuando más intenciones hay de demostrar algo, más en claro queda lo contrario. ¿Qué quiero decir? y… es simple… la gente a cargo de esta promo pretendió demostrar que otra cualidad se le podía sumar al Smart ForTwo, la del “espacio” interior, y al fin y al cabo a nadie habrá que explicarle que las cosas quedan muy claras a la vista. Nadie va a pretender que 13 personas entren así nomás en un auto pequeño, pero así las cosas esta acción promocional ha dejado desnudo una vez más al Smart ForTwo: podrá tener muchas virtudes, pero el espacio interior (y esto es más que entendible…) no es una de ellas.