Obey, orgullosamente desde España

obey1.jpg

Si tenés entre 35 y 40 años, o más, la comparación te va a resultar más que obvia. Este Obey, un producto casi íntegramente español, se parece mucho, pero mucho, mucho a uno de esos pintorescos “Buggies” descapotados y con carrocería de plástico que solíamos ver en las lejanas y añoradas décadas de los ´60 y los ´70.

Claro que no es uno de esos.
Este vehículo es algo nuevo y llega muy orgulloso desde España. Unos cuantos años después…

Un grupo de jóvenes y pujantes empresarios ibéricos, tuvieron que invertir 500.000 Euros, trabajar a destajo durante un año y medio y recopilar datos de unos 40 distintos y posibles proveedores para que su nueva empresa, llamada Obey viera la luz, y con ella, su primer gran y pretencioso vehículo.

Se trata de un auto totalmente artesanal, concebido y creado por españoles, en España, con materiales 100% españoles, por si quedaba alguna duda de su orgulloso origen. Un emprendimiento titánico, valeroso y comparable (ya que estamos hablando de España…) a la lucha del Quijote contra aquellos temibles molinos de viento, a los que él veía como gigantes ofensivos.

El riesgo de la gente de Obey, parece haber valido la pena. El resultado es por demás atractivo, viéndose corporizado en este vehículo apto para circular sin inconvenientes por playas, campos y carreteras…
El uso de casco será obligatorio para poder conducirlo y no se permitirá (por lo menos en España) su tránsito por avenidas y autopistas.

Es un auto que reune sus partes desde diferentes zonas y proveedores del país. Un auténtico rompecabezas. Se fabrica casi en su totalidad en Tarrasa, los diferenciales son traídos desde Zaragoza, los chasis provienen de Gerona y las supensiones de Igualada.
La fibra con la que se construye el cuerpo del Obey es de Vic y monta un interesante motor italiano de Lombardini.
Finalmente los elementos eléctricos del auto se desarrollan y fabrican en la fábrica de Manresa.

Por la módica suma de 13.500 Euros, la gente de Obey pretende ofrecer esta sugestiva opción en el mercado español y europeo, intentando durante 2008 llegar a la suma de 200 unidades vendidas.
Con las posibilidades de tracción 4×2 o 4×4, suspensiones independientes en las cuatro ruedas, acelerador eléctrico, motor bicilíndrico de 550 cc., 30 CV de potencia y una velocidad final (algo decepcionante, pero no tanto) de 90 Km/h., el Obey promete dar que hablar en los tiempos que corren y en los días por venir. Y… ¡Olé!