Nuevo Porsche 911 Turbo S: el nuevo bólido

Un sueño hecho realidad, aunque por ahora solo lo podemos ver en imágenes de catálogo. De todos modos podemos casi sentir como se desliza ferozmente el viento en nuestros rostros y cómo se dibujan las montañas entre la neblina en una mañana de paseo en nuestro Porsche (un lujo que pueden darse algunos pocos). Estamos hablando del nuevo 911 Turbo, un familiar cercano del Porsche 911 Turbo Cabriolet 2008 que vimos en este sitio y del increíble Porsche 911 Turbo RST que hizo delirar a tantos.

El que tenemos hoy se trata de nada más y nada menos que el nuevo Porsche 911 Turbo S 2010 que se hizo presente en todas las páginas de Internet con sus imágenes oficiales y sus detalles para que lo conozcan en profundidad. Es nada menos que una leyenda viviente que en su pasado sedujo a miles de personas (y ahora lo sigue haciendo) y fue preparado por muchos de los mejores preparadores del planeta. En Coches 2.0 tuvimos con nosotros al muy especial Porsche 911 exclusivo de los amigos de Switzer Performance y también vimos al Porsche 911 Turbo bañado completamente en oro (muy excéntrico).

Para comenzar, digamos que el nuevo Porsche 911 Turbo S fue potenciado: pasó de los ya de por sí explosivos 500 caballos de fuerza a unos 530 imbatibles caballos (no sé como aguanta el pavimento). Asimismo, cuenta con unos buenos 700 Nm de par, aunque de todos modos sigue consumiendo los mismos 11,4 litros de antes. Pero la aceleración si que se nota en los huesos: esta maquina va de 0 a 100 km/h en solamente 3,3 segundos y alcanza una velocidad máxima de 315 km/h, cómo quedarán los insectos en el parabrisas?

Otra cualidad a destacar es que el equipamiento opcional en el Turbo a secas pasó a ser de serie en el nuevo Turbo S. de esta forma el cambio PDK, las llantas exclusivas de 19 pulgadas, los frenos carbono-cerámicos, el completo sistema multimedia y los tapizados especiales ahora están incluidos en el precio final. Por su parte, se habla que podría llegar también una versión descapotable del S. Hasta ahí es todo, solo resta decirles el precio que costará cuando vayan a pedirlo a las concesionarias europeas. Deberán pagar unos 145.400 euros por la versión estándar y el sin techo costará unos 154.900 euros. Una bestia de la carretera que muchos soñaremos luego de haberla visto en estas imágenes.