El nuevo Porsche 911 también giró con un tiempazo en el Nürburgring

No son pocos aquellos que sostienen que para que un auto se reciba “de auto con todas las letras” debe pasar inexorablemente su test por el complicado trazado del Nordschleife, en el Nürburgring largo. No les falta razón, por eso a casi todas las marcas la tarea les resulta poco menos que una obligación y, además (fundamentalmente), una interesantísima movida marketinera. Sea como sea, las marcas ya lo saben: para ser “macho” hay que pasar por el Nürburgring y “clavar” un tiempo de aquellos. Eso hicieron los de Porsche con el nuevo y fenomenal 911.

Tras conocer felizmente las imágenes oficiales del modelo y tras su presentación formal y oficial en el Salón del Automóvil de Frankfurt, el Porsche 911 ya ha pisado el suelo del Nordschleife y… la cosa no anduvo nada mal por tratarse del estreno.
La referencia obligada es, claro está, el antecedente de la anterior generación del modelo, una bestia bien radical y agresiva, la cual detuvo el cronómetro en impresionantes 7 minutos y 40 segundos, lo que no está nada pero nada mal, por cierto.
Ahora, la nueva generación del 911 ha conseguido evolucionar de tal manera que, según los comentarios, ha detenido el reloj con el mismo tiempo durante su primera incursión al Infierno Verde Alemán, cosa que demuestra a las claras que el auto ha nacido más que bien…(¿alguien albergaba alguna clase de dudas al respecto?) y que seguramente en una nueva y próxima visita de “cortesía” al Nordschleife, el tiempo podrá bajar sensiblemente.

Los secretos iniciales del nuevo Porsche 911 Carrera S (modelo de la nueva generación que ha incursionado recientemente en Nürburgring) radican en su motor Boxer 3.8 litros y su fantástica capacidad para acelerar de 0 a 100 km/h. en apenas 4,1 segundos. Pero no todo se limita a eso, y es que además debe contar (y de hecho esto es efectivamente así) con un chasis lo suficientemente equilibrado como para lograr que sostenga el ritmo a lo largo de las vueltas, cosa que sin el más mínimo inconveniente ha logrado el nuevo Porsche 911.

Tal como ya hemos dicho, se estima que cuando la cosa vaya avanzando y las nuevas unidades de prueba lleguen “formalmente” al trazado alemán, el tiempo bajará sin lugar a dudas… y mucho más si se calza el casco y los guantes el incomparable Walter Röhrl.