Nuevo monovolumen híbrido: Toyota Aqua

La marca japonesa Toyota quiere aprovechar la próxima edición del Salón del Automóvil de Tokio del mejor modo posible y para eso es que se dispone a presentar varias novedades, cinco para ser más precisos, entre las cuales se encontrarán tres modelos conceptuales y dos modelos definitivos. Dejando de lado los modelos conceptuales, hagamos foco en los definitivos que serán el Toyota Celica y finalmente este que nos ocupa en la nota: el Toyota Aqua.

Se trata de un nuevo modelo que está basado directamente sobre el Toyota Yaris (en su nueva versión), cuyo lanzamiento al mercado automotríz japonés está previsto para el próximo mes de diciembre del corriente año 2011. Paulatinamente el Toyota Aqua irá llegando a otros mercados (aún no especificados). Las fechas de lanzamiento en otros mercados tampoco se han comunicado por el momento.

Pero veamos un poco de qué se trata este nuevo producto de la marca japonesa. En principio diremos que estamos ante un nuevo híbrido y que no se prevé ninguna otra clase de motorización por el momento, tal como sucede con otro ya emblemático modelo de la casa, hablamos del Toyota Prius. Hablando del Prius, hay que decir que debido a sus formas tan bien logradas y sus dimensiones ( el vehículo mide 3,99 metros de largo) hace acordar sobremanera al mismísimo Prius V. De su aspecto también hay que notar que tiene definitivamente un aspecto muy jovial, muy juvenil, fresco, estilizado y sumamente atractivo por donde se lo quiera mirar. Su altura también es relativamente superior a la del Prius y desde la marca aseguran que se trata de un auto en el que se ha tratado de potenciar su rendimiento y confort sin que eso signifique que se resignará espacio interior (de ahí la altura más que interesante).
El Toyota Aqua tiene cinco puertas y cinco asientos para los ocupantes del vehículo, mientras que la zona del baúl es también bastante generosa, muy en el estilo del Opel Meriva.

Si hablamos de la mecánica, diremos que lleva un motor naftero de 1.5 litros, que va asociado directamente a uno eléctrico, desconociéndose la potencia alcanzada por cada uno de los mismos. Los objetivos de la marca con este vehículo son los de lograr un consumo que sea inferior a los 3 litros por cada 100 kilómetros recorridos. Se verá finalmente el el Salón de Tokio en poco tiempo más.