Nuevo Lamborghini: ¿se llamará Aventador?

El modelo que la casa italiana Lamborghini tiene pensado para convertirse de buenas a primeras en el reemplazante del Lamborghini Murciélago, ya está casi a la vuelta de la esquina. Al modelo lo hemos venido espiando desde hace largo rato ya y de fotos espía estamos hasta la coronilla, pero aún así seguimos buscando datos, queriendo ver más imágenes y (en definitiva) a saber más y más.
Ahora, además de haber aparecido esta nueva foto captada por uno de esos inquietos camarógrafos que nunca se dan por vencidos, surge otro dato que resultará particularmente interesante para cualquiera: se trata del nombre que muy posiblemente recibiría el modelo en cuestión.
Al respecto se anda diciendo que el nuevo Lamborghini no se llamará Jota, tal como se suponía iba a suceder en un principio. Deberíamos ir olvidando ese nombre y comenzar a retener el de Aventador.
Este nombre ha sido comunicado recientemente, hace unas semanas nada más, en un evento que la marca ha organizado para agasajar a clientes súmamente importantes, por lo que habrá que dar debido crédito entonces. En este “meeting” entre la empresa, los clientes y el nuevo modelo, la casa italiana ha aprovechado para brindar pormenorizados detalles sobre la potencia del auto y las prestaciones que logrará alcanzar. Será bueno ir contando con algunos, aunque sea sólo algunos, de esos importantes datos ¿no?…

Por otro lado, no será un nombre para descartar ya que fiel a la tradición de la casa italiana, también hace referencia a otro tipo de toro bravío español (se trata del mejor exponente de la Feria del Pilar del año 1993, un toro negro zaino de nada más y nada menos que 507 kilogramos de peso).

Lo mejor del caso, y de paso lo que le da más credibilidad al rumor sobre el nombre que llevará el auto, es que Lamborghini acaba de registrar esta denominación tanto en los Estados Unidos como en el territorio del continente europeo. De eso a que lo use, un solo paso.
De modo que con todos estos datos bien a mano, ya nos vamos acercando un poco más al final de esta historia (que en realidad es el comienzo…). Ya saben, desde ahora ni “reemplazante del Murciélago”, ni Jota, ni nada de nada: a partir de ahora (y casi casi sin dudarlo) a llamarlo Lamborghini Aventador, un nombre que además de sonar importante, ampuloso, presumido, le queda bastante bien por cierto.