El nuevo Ford Focus por Loder 1899

focus.jpg

Sutilezas. Así me animo a describir cada detalle de los trabajos de la gente de Loder 1899.
A su refinamiento y detallismo ya estamos acostumbrados. Este preparador anteriormente ya había puesto sus exquisitas manos sobre otros autos y en particular sobre otro Ford Focus pero de anterior generación. Con detalles mínimos pero al mismo tiempo notables y fundamentales los autos de este preparador siempre dan que hablar y por lo general los comentarios son más que auspiciosos. Es que realmente el trabajo que hacen es francamente formidable. Envidiable… dirían muchos.

En esta oportunidad no hubo excepción a la regla y se nos presentan con un auto delicioso (si es que cabe el término). Se trata de un Ford Focus de última generación que bien podría decirse que es la fiel representación de lo que son los trabajos de Loder 1899.
Un trabajo de manual.

Los cambios estéticos son casi imperceptibles, es verdad, pero allí están y una vez que nos disponemos a inspeccionar el auto mucho más en detalle saltan a la vista de inmediato armoniosamente, sin desentonar en absoluto con el conjunto equilibrado del coche.

Como highlights del Focus preparado por Loden 1899 podemos empezar destacando el nuevo diseño del faldón delantero del auto que ha variado sensiblemente pero en cuanto a las líneas que le dan forma y no en su tamaño.
En la cola del auto, podemos apreciar un generoso y nuevo difusor bastante más marcado que el del auto original acompañando un excelente alerón mientras que en los laterales del Focus aparecen unos muy sutiles pero efectivos faldones.

Si algo le faltaba a este Ford Focus de Loder 1899 era una vuelta de rosca más para llegar a ser la cruza perfecta entre sencillez y refinamiento con un auto deportivo como el que más. Y el detalle final, la frutilla de la torta, la ponen las llantas en sus variantes de 17 y 20 pulgadas y la reducción del despeje al suelo en 3,5 centímetros.
Entonces sí, el aire deportivo es concreto y definitivamente total. Además de bello.

Un trabajo fino y detallista al extremo y un resultado final digno de los más fuertes aplausos, de esos que dejan las palmas de tus manos bien bien coloradas.