El nuevo BMW M5 baja los 8 minutos en el Nürburgring

Es una sana costumbre: la presencia de muchas diferentes marcas, casi a diario, en el trazado del Nürburgring en Alemania, para demostrar la real velocidad de sus varios productos. Nosotros de parabienes por supuesto porque podemos despuntar el vicio (aunque sea viéndolos) y ver cómo van evolucionando los modelos. Algunos hacen cosas dignas de otro planeta, y otros se dedican a hacer cosas más terrenales. La idea de las marcas es por lo general lograr bajar el tiempo de vuelta a algo menos de los 8 minutos, para de esa manera asegurarse un lugar en la lista de los más veloces. En eso estuvo por estas horas también la marca BMW. La casa de Baviera ha llevado al nuevo BMW M5 hasta el larguísimo y complicado Nordschleife, el infierno verde alemán de más de 22 kilómetros de extensión para demostrar sus cualidades… y vaya si lo han logrado.

El BMW M5 es la berlina deportiva por excelencia de la marca alemana y se ha manejado a las mil maravillas en la pista rodeada por los Montes Eiffel. La marca se ha presentado en el lugar con un piloto de pruebas que ha logrado bajar finalmente la barrera de los 8 minutos para la vuelta, clavando el cronómetro exactamente en los 7:55 minutos, un tiempo que más que tiempo es un verdadero “temporal” y que casi con toda seguridad si se intenta con un experimentado piloto al volante podría incluso a llegar a bajar aún un poco más.

El logro cobra mayor importancia e impacto todavía cuando se lo compara directamente con un auto de su mismo segmento, un rival directo: el Porsche Panamera. Al respecto diremos que hace un tiempo el experimentado Walter Röhrl giró en varias oportunidades en el Nordschleife con un Porsche Panamera marcando un tiempo que es un segundo (1 segundo) más lento que el logrado recientemente por el nuevo BMW M5 en el mismo lugar. Inclusive, el tiempo logrado por este M5 lo equipararía con tiempos dignos de autos mucho más agresivos como por ejemplo un Ferrari F430 sin ir más lejos.
Es que la potencia del nuevo BMW M5 no es cosa de todos los días: sus poderosos 560 CV de potencia final tienen que notarse de alguna manera… El largo trazado del Nürburgring es sin dudas el sitio ideal para poder desarrollar toda esa potencia que lleva en sus entrañas, ya que a pesar de zonas muy trabadas, el circuito cuenta con zonas de rectas muy largas en las que lo fundamental, como es de esperarse, es sin lugar a dudas la potencia.
Veremos si logran finalmente bajar aún más este excelente tiempo de vuelta. Todo parece indicar que así lo harán.