Nissan elimina 20.000 puestos de trabajo

carlosghosnnissan

Nissan tiene muchos, muchísimos motivos para mirar al futuro, como todos, claro… la esperanza de que más adelante vienen cosas mejores no los abandona (y eso está muy bien…) pero para que haya un futuro interesante y que los proyecte mucho más adelante aún, debe haber un presente seguro y ordenado… para que todo sea posible.
Claro que muchas veces hacer orden implica tirar cosas a la basura, desechar lo que no utilizaremos y en muchas oportunidades cerrar los ojos, hacer de tripas corazón y darle para adelante aunque las medidas y las determinaciones a tomar suenen a inhumanas o nada simpáticas.

Se acerca la fecha para que Nissan tenga que presentar el balance del pasado (y nefasto) 2.008 y los números están más que rojos (habría que inventar otro color…). Los fríos números de su maltrecha economía dirán que las pérdidas llegan a los 2.900 millones de dólares y eso es algo muy grave, una cifra que cuesta verdaderamente imaginarse, pero es real y a ese monto se deberán enfrentar y deberán salir adelante como sea.

Y de tanto que se creen eso de “como sea” ya han anunciado el primer movimiento de este terremoto que se les viene: la eliminación a nivel mundial de 20.000 puestos de trabajo (un número que asusta: 20.000 personas quedarán de buenas a primeras de patitas en la calle). La cifra de despidos asusta y preocupa mucho más si pensamos que una familia tipo consta de 4 personas… hagan las cuentas: 20.000 x 4 = 80.000 personas (teóricamente) que ya están empezando a sufrir los tremendos y salvajes embates de la crisis que los ha llevado a eso.

Con suerte algunos pocos empleados podrán conseguir una buena jubilación por anticipado y forzadamente, pero otros no correrán la misma suerte y formarán parte de la lista de nombres cuyos contratos no serán renovados o que simplemente serán despedidos de manera cruel y directa.

Nissan ya había anticipado costados negros de su situación con la ausencia en el Salón de Detroit (por ejemplo) y esto no hace más que confirmar que la limpieza de la empresa (que se estima llegará hasta el 2.010) será un camino duro y áspero para recorrer… y recién lo empiezan a recorrer.