¡Un Nissan GT-R cruelmente abandonado!

nissan-abandonado.jpg

No me digas que no se te ha hecho un indesatable nudo en la garganta.
A mí por lo menos sí…
No hay manera conocida de entender una escena como la que estamos viendo en la foto de esta nota. No hay justificativo posible y aceptable para semejante crimen y tan cruel e irracional abandono. El Nissan GT-R debe ser uno de esos autos que uno siempre quiso tener y sin embargo allí está, abandonado por algún acaudalado e insensible inútil que o bien se lo ha olvidado y bien lo ha dejado a la deriva por algún extraño motivo que nunca podrá explicar. Sea como sea, el tipo que lo hizo no tiene perdón… ¿no es cierto?

Pero bueno, lo hecho hecho está y ahora que ya has entrado como un caballo (lo mismo me sucedió a mí) te lo tengo que confesar: la imagen no es real.
Es una de las tantas maravillas que se pueden lograr con el famoso PhotoShop, el increíble programa con el que puedes hacer francamente lo que te plazca, incluso cosas como ésta.
Y de paso te cuento que el “tipo que no tiene perdón” es Jon Sibal, un artista y un maestro indiscutido del PhotoShop que ha conseguido que seguramente millones de personas (crédulas, muy crédulas todas…) creyeran que lo que sus ojos asombrados veían era la más pura realidad. Fíjense que el bueno de Jon no ha dejado absolutamente nada librado al azar y no ha descuidado ningún detalle, ni siquiera el más insignificante y de esa manera ha conseguido un nivel de realismo que francamente (como usuario del PhotoShop) envidio sanamente.

La carrocería en un estado lamentable, el óxido invasor y asesino, las hojas de los árboles haciendo suya la superficie del GT-R, los huecos en los faros y hasta las gomas desinfladas parecen absolutamente reales y nunca advertí la hermosa trampa en la que me había metido ni bien ví la foto por primera vez.
No tengo el placer de conocer a Jon Sibal, de hecho me encantaría poder hacerlo, pero desde aquí le envío mi más sincera felicitación por tanto talento y tanta creatividad al servicio de un buen momento.

Eso sí amigos… ¡por favor necesito que saquen de la puerta de mi casa un vetusto Valiant II que se encuentra en el mismo estado que el Nissan de la foto y que ya se ha transformado en un auténtico e insoportable basural. ¡Y atentos que en este caso no hay nada de nada de PhotoShop!