Nissan GT-R 2008: un ícono que ha regresado

nissan-gtr2008.jpg

Ha quedado demostrado, una leyenda no se queda estática.
Una leyenda puede evolucionar.
Por años el mítico Nissan GT-R sobrevivió a las nuevas tendencias y a los nuevos modelos.
El paso del tiempo no hizo daño a este ícono de la industria automotriz nipona. Es más, lo ha mejorado.

Y para atestiguarlo, ha llegado el Nissan GT-R 2008.

La imágenes que marcan el regreso de este mito deportivo, son contundentes. Categóricas.

El viejo espíritu del Nissan GT-R sigue estando allí. Intacto. Corregido y aumentado. El auto ha regresado como nunca. Como ningún otro.
Este modelo 2008, con su extraña y sugestiva conjunción de líneas afiladas, agresivas contrastando con las otras, redondeadas y suaves, tiene ese no se qué que lo hace tan particular.

nissan-gtr2008-2.jpg

Los detalles son imperdibles. Espectaculares.
En un mundo donde los autos tienden a parecerse cada día más, el Nissan GT-R 2008 hace lo contrario. Se despega del resto.
Seduce. Atrae. Enamora.

El auto impacta. Tiene cosas que lo transforman, de antemano, en un clásico. Es bello. Agraciado. Sutil. Con corazón y cuerpo deportivos al extremo.
Si bien fue lanzado como “un super deportivo definitivo para cualquiera, en cualquier parte y en cualquier momento” , esto no es tan así, ya que por el momento, para disfrutarlo a pleno, habrá que vivir en Japón. A partir del 6 de Diciembre, cualquier mortal japonés podrá acceder a uno de estos maravillosos aparatos.

Como valor agregado, Nissan ha dispuesto que semejante producto sea ofrecido a los potenciales clientes en las nuevas concesionarias especializadas en este modelo, denominadas Nissan High Performance Centres.
Allí habrá vendedores y técnicos especializados en este nuevo modelo, para asesorar a los compradores sobre todo lo que deseen (y necesiten) saber sobre el GT-R 2008.

El resto del Mundo, mientras tanto, espera (y desespera) ansioso. Aguarda su llegada a nivel mundial, para que aquello de “un super deportivo definitivo para cualquiera, en cualquier parte y en cualquier momento”, sea finalmente una concreta realidad.