Paul Newman: adiós a un apasionado por los autos

paul-newman.jpg

Ustedes se preguntarán por qué en Coches 2.0 publicamos unas cuantas líneas dedicadas a Paul Newman.
Lo explicamos.
Paul Newman era más que un actor legendario de Hollywood, era tal como somos cada uno de nosotros, un verdadero apasionado por los autos.
A lo largo de su vida supo mezclar de manera asombrosa su actividad más notoria, la de la actuación, con una pasión que nunca se apagó y que lo llevó a participar de alguna que otra edición de las míticas 24 Horas de Le Mans (no fue el único actor en hacerlo), además de crear y llevar adelante su propio equipo de automovilismo en los Estados Unidos llamado Newman-Hass (Indy y CanAm).

Paul Newman se destacó tanto en la pantalla grande como al volante de los autos que supo conducir. Fue bueno en todo lo que hizo, también al volante de un coche de carreras. Y si con decir ésto no basta , entonces habrá que hacerle justicia recordando que él y no otro es quien ostenta un récord que será muy difícil de igualar y superar: Paul Newman es hoy por hoy el hombre de mayor edad (70 años) en haber ganado una competencia seria y de alto nivel en el automovilismo mundial, hablamos de la edición de las 24 Horas de Daytona de 1.995.

Como pincelada final a su vida que se apagó ayer a los 83 años de edad será bueno recordarlo como un entusiasta del automovilismo que aún penando contra una tremenda y cruel enfermedad como el cáncer de pulmón, quiso despedirse de la mejor manera de su gran pasión el mes pasado en el circuito de Lime Rock Park, en Connecticut, Estados Unidos.

paul-newman-3.jpg

Newman, a pesar de lo avanzado de su enfermedad, quiso acercarse al circuito (que dicho sea de paso fue cerrado para la ocasión) y decirle adiós a los autos de sus amores girando (anteúltima foto de la nota) sobre el asfalto como si nada pasara y como si sus 83 años fueran en realidad una ayuda más que un impedimento.

paul-newman-2.jpg

Las imágenes de Paul Newman enfundado por última vez con un buzo de piloto (última foto de la nota) son un canto a la vida y el símbolo inequívoco de su incondicional amor por los autos.
Esté donde esté, desde aquí no podemos menos que recordarlo con una sonrisa y un fuerte aplauso.
Chau Paul.