Nanjing Automobile de nuevo en pie

nnij-auto-verde-pantalla.jpg

En el mundo de los fabricantes de vehículos existen de todos los tipos: quienes ganan millones de dólares en ventas y viven las vida entre champagne y mujeres como si fuesen estrellas de rock y los que pierden toda su inversión en una sola tirada, y no tienen más opción que buscarse un empleo denigrante o colgarse de sus corbatas en lo que les queda de oficina (luego de pagar las deudas porque los acreedores no le tienen piedad ni a los muertos).

Pero Nanjing Automobile es distinto. Llevó a cabo un acuerdo comercial con la firma Fiat para producir en conjunto, y lo que sucedió luego fue una racha de ventas de las que nadie se sentiría orgulloso, en otras palabras: una década desastrosa! Aún así, la empresa china sigue en pié y, por más que haya fallado en su primer intento, continúa en busca de su destino. Un ejemplo de ahínco.

Con lo que le quedaba de orgullo, meses atrás, los amigos de Nanjing realizaron un trato como socio de la empresa automotriz SAIC para, entre ambos, revivir los modelos Austin Healey y Healey que antaño fabricaban los británicos de MG Rover. Esta situación fue posible gracias a que SAIC Motors ya tiene rodando por las calles sus propios modelos actualizados del Rover 75 y el Roewe 750. Una historia de esperanza y lucha como ninguna.

Ahora, los chinos de Nanjing, que ya adquirieron los derechos sobre varios modelos de Rover en 2005, tienen en voz oficial la noticia de que fabricarán el modelo MG7 (que ven en pantalla) basado en trazos y curvas originales del MG ZT de MG Rover. Y no será ningún desperdicio: el nuevo MG7 da la opción a sus compradores de elegir entre dos motores completamente nuevos: el primero turbo-cargado de 1.8L y 169 caballos de fuerza, el otro esta equipado con 2.5L y 17 caballos más. Una maravilla. Esperemos que esta historia de alianzas tenga un final feliz.