4º Nacional de Tarazona: concilio de clásicos americanos

tarazona.jpg

Extraña combinación la de viejos clásicos americanos de otros tiempos con sus fanáticos en tierras ibéricas. Es verdad, puede que te resulten difícil de combinar pero esta mezcla aparentemente incombinable existe de verdad y goza de una salud francamente envidiable.

Y tanta salud tiene que a través de su más contundente representación, vale decir los amigos españoles del A.C. Club de Coches Clásicos Americanos (A.C.C.C.C.A.) estamos a punto de ser nuevamente testigos de una de sus increíbles reuniones de autos norteamericanos en territorio español, más precisamente en Tarazona, sitio en el cual se celebrará el “4th. Nacional” Tarazona 2008 (4º Nacional de Tarazona).

A partir del sábado 29 de Marzo y por un lapso de 48 inolvidables horas hasta el fin del día Domingo 30, se desarrollarán todo tipo de actividades involucrando a los clásicos yanquis de los pasados días de gloria y algo de camaradería y amistad que aporten sus orgullosos propietarios.

El evento tendrá sus primeras emociones fuertes por la tarde del sábado 29 cuando en las inmediaciones del Hotel Las Brujas (como siempre sucede, también en la edición de 2007) en la misma ciudad de Tarazona se exhibirán los autos participantes de la reunión.

Luego se comenzará con las actividades, esas que te hacen subir la adrenalina hasta límites insospechados, teniendo como máximas exponentes a las demostraciones de habilidad y slalom (durante todo el sábado) para terminar con las excitantes carreras de aceleración de ¼ de milla a desarrollarse el domingo 30 en horas de la mañana.

El pequeño poblado de Tarazona, una sencilla localidad de la provincia de Zaragoza de apenas unos 10.991 tranquilos habitantes no sabe durante el resto del año de semejante bullicio y alboroto. Aunque no puede esperar a que el momento culminante llegue. Es que si bien parece tratarse de agua y aceite, ésta diminuta ciudad y este grupo de locos apasionados por los autos clásicos americanos se sienten el uno para el otro. ¡Y qué mejor manera entonces de combinarlos! La pasión de los amantes de los autos por un lado y la camaradería y la excelente recepción que sólo puede ofrecer un poblado tan especial como el de Tarazona. No parece haber mejor forma de hacer que esas dos jornadas de ruedas humeantes sobre el asfalto y autos perfectamente lustrados para la exposición, sean un disfrute total y absoluto.
No señores, no hay otra manera.

Ojalá pudiera estar allí, para comprobar en carne propia todas esas sensaciones que puedo captar con tan sólo leer estas líneas o al pensar en lo particular del encuentro.