Un Ford Mustang Shelby GT500 es el nuevo Auto Fantástico

knightrider-1.jpg

El regreso del legendario Michael Knight es un hecho. La cadena NBC ha anunciado recientemente en rueda de prensa que el 17 de febrero de 2008 se producirá el retorno más esperado. El “Auto fantástico”, así es como conocimos aquí a la serie televisiva “Knight Rider”, vuelve finalmente para ocupar otra vez el lugar que nunca debió dejar vacío.

Imposible no recordar aquella serie protagonizada por David Hasselhoff al volante de un impactante Pontiac “inteligente”. ¿Quién no ha soñado alguna vez ser, aunque más no sea por unos instantes, convertirse en ese justiciero motorizado de la serie? A todos nos ha sucedido alguna vez. Los años han pasado, claro…las modas fueron y vinieron y muchos cambios fueron necesarios para darle vida nuevamente a este par de héroes tan particular.

knightrider-4.jpgknightrider-3.jpg

La nueva versión de la serie ya no contará con el veterano Hasselhoff , quien fue reemplazado por el novato Justin Bruening… y tampoco estará el legendario Pontiac. Esta vez el auto fantástico será un impresionante e inigualable Ford Mustang Shelby GT500, del cual habrá tres versiones distintas.
Podrán verse en diferentes segmentos de la serie un KITT “normal” de 540 caballos, llamado KITT Hero, uno más guerrero y super veloz llamado KITT Attack y una última versión que viajará sin piloto a bordo, llamada KITT Remote.
Ya dijimos que los cambios eran necesarios. Y no solamente han cambiado el auto en sí, sino también sus prestaciones y habilidades particulares.
Este Ford Mustang será una insuperable computadora motorizada capaz de derrotar lo que se le anime a ponerse por delante y que gracias a la nanotecnología tendrá la capacidad de ser un verdadero mutante letal, cambiando su forma y color tantas veces como se le antoje.
El auto fantástico es también, el auto soñado.

knightrider-2.jpg

Sin embargo, tanta novedad y tanta tecnología no puede ni pudo con algo: el recuerdo y la eterna vigencia de aquella vieja serie que, sin tanto avance visual, nos supo entretener hasta el hartazgo, haciéndonos soñar y permitiéndonos volar con nuestra imaginación. Esa misma imaginación que nunca dejó de recrear las aventuras de aquel viejo Pontiac y que mutando con los años lo ha convertido en este magnífico Mustang Shelby que a partir de 2008… seguirá regalándonos la vieja magia de soñar y más permisos para volar.