Ha muerto Carroll Shelby

Con un retraso de algunos días, ha llegado al triste noticia del fallecimiento de una de las más grandes leyendas mundiales de la historia de la industria automotríz y el deporte motor. El gran, único e irrepetible Carroll Shelby nos ha dejado el pasado 11 de mayo de 2012 según ha informado la compañía que lleva su nombre. En un escueto comunicado de prensa se ha dado a conocer la noticia sobre su partida sin informar las causas del deceso.
Prácticamente no hace falta hablar de Carroll Shelby y su marca imborrable en todo lo relacionado con el mundo motor. Sus grandes e inolvidables creaciones permanecen inalterables a través de los años y también sus logros deportivos, entre los cuales se destaca muy particularmente su gran victoria en las legendarias y míticas 24 Horas de Le Mans del año 1959 a bordo de un Aston Martin, sólo por nombrar a alguno de los puntos más salientes de su extensa vida.

Shelby nació en 1923 en la localidad de Leesburg, Texas (Esatdos Unidos) y durante la segunda guerra mundial fue aviador, demostrando que el vértigo siempre estuvo ligado a esa vida que se acaba de apagar. En los años ’90 recibió trasplantes de corazón y riñón, pero eso no ha sido impedimento para que siga poniendo el mismo esfuerzo y empeño a la hora de trabajar, tal como quedó demostrado hasta hace muy poco tiempo con creaciones inolvidables.
Allá lejos y hace tiempo una afección al corazón lo obligó a retirarse de las pistas activamente y pasó entonces a desempeñarse como un gran diseñador, por supuesto siempre muy ligado a Ford, regalándonos una genialidad como el Shelby Cobra, fusionando un genial deportivo británico con el poderoso y excitante motor V8 de los autos de la casa del óvalo azul norteamericano de Ford, presentado oportunamente en el año 1962. Siempre ha estado unos cuantos pasos hacia delante este hombre que ha sabido marcar el rumbo y el paso de los que lo siguieron.

Pero si hay otra cosa destacable en su vida ha sido estar a la cabeza del desarrollo de otro modelo legendario de Ford, el Ford GT40, una genialidad mecánica y de diseño que ha sabido quitarle el reinado en Le Mans por espacio de largas cuatro temporadas consecutivas a (ni más ni menos que) Ferrari. Toda su vida ha sido de leyenda, pero ha sido tan real que impresiona.
Finalmente ¿qué decir sobre los fenomenales Mustang Shelby? Poco que agregar. Este hombre se ha ido, pero su trabajo y su legado permanecerán inamovibles por toda la eternidad. Se ha ido un grande.