La muerte de Senna ha sido buena para la Fórmula 1, la nueva salvajada de Ecclestone

Ecclestone---Senna

Bernie Ecclestone es uno de esos seres extremos. Admirable por un lado y muchas veces, detestable. Así es este hombre de movimientos pendulares que nunca se aquietan en el centro, sino que siempre van hacia un lado o a otro sin escalas. El hombre puede hacer maravillas con la Fórmula 1, ser poseedor de colecciones de autos increíbles, llevar a la categoría reina a estados nunca antes vistos, pero también sabe declarar atrocidades que pueden ir de alabanzas (con metáforas y explicaciones inoportrunas) a Hitler y Saddam Hussein, hasta llegar a la más reciente

¿De qué hablamos? De la tremenda frase que ha lanzado el pasado fin de semana justamente en tierras cariocas en oportunidad de celebrarse el Gran Prix de Brasil. Este inglés de estatura pequeña y lozanos 87 años sobre sus hombros se despachó con un pensamiento que no resiste explicación alguna: según él, la muerte del recordado tricampeón del mundo Ayrton Senna ha sido buena para la Fórmula 1
Leyeron bien: Ecclestone piensa que más allá de lo poco afortunado que ha sido el eterno paulista (y todos sus fans en el mundo), su fallecimiento en el Grand Prix de San Marino el 1° de Mayo de 1994 le ha dado a la categoría una muy buena publicidad en todo el planeta.

Según Ecclestone, gente que antes no sabía de la existencia de la Fórmula 1, desde ese fatídico instante en que el Williams-Renault de Senna impactó contra el muro, por fin pudo saberlo y eso, para él (tan sólo para él) es un éxito para una Fórmula 1 que aún sigue llorando la partida del gran campeón.
En fin… cada uno hace lo mejor que puede. Senna hizo lo suyo. ¿Ecclestone?