Los modelos de GM fueron las estrellas de Transformers

Definitivamente la General Motors Company se ha lanzado a la salvación del mundo. Y si para estar convecido, te hacía falta una demostración, pues bien, aquí te la presentamos.

transformers.jpg

Uno de los éxitos de taquilla más fenomenales del año 2007, ha sido sin lugar a dudas la película “Transformers” del director Michael Bay. En la misma, algunos modelos de General Motors tienen un protagonismo inusitado… y una misión para nada sencilla y en absoluto despreciable.

La compañía estadounidense ha seleccionado cuatro de sus emblemáticos modelos para dejarlos rodar libremente en el film convertido, en forma subliminal, en un comercial de GM de dos horas de duración.

Los modelos que “actuaron” en la película son los siguientes:
En primer lugar, el Bumblebee. Una de las estrellas indiscutidas y uno de los que más fanatismo ha generado. Este auto está basado en un impactante Chevrolet Camaro, con un motor de 6 litros V8. Tiene una potencia de 400 caballos y una precisa caja de 6 velocidades.

También aparece un impactante GMC Top Kick Truck, conocido en el film como Ironhide. Esta potente pick-up tiene un motor Duramax 6600 Turbo, 300 caballos y una caja de seis velocidades. Sin lugar a dudas uno de los más temibles Transformers.

El tercer vehículo estelar es Ratchet. Uno muy particular por cierto. Se trata del sabelotodo del film. Y ¿qué mejor manera de representarlo que con un increíble Hummer H2? De eso se trata.
Un motor Vortec 6000, V8, y 325 caballos forman un paquete super compacto que generan unos 4000 RPM.

Finalmente, y para cerrar el cuarteto heróico, nos encontramos con Jazz. Para su filosofía de tratar de arreglar los temas hablando antes de utilizar la violencia, GM optó por un lujoso y sugestivo Pontiac Solstice GPX, una verdadera maravilla mecánica con un motor de 2 litros y 260 caballos de fuerza.

No caben dudas de que los seguidores de Transformers son una cantidad incontable alrededor del Mundo. Siempre lo fueron. Pero el valor agregado de estos monstruos mecánicos reconocidos y aclamados por los fanáticos de los fierros, le han servido a los productores del film para que las cifras de recaudación subieran estrepitosamente.
La película vendió en concepto de entradas durante su pre-estreno, la módica suma de 8,8 millones de dólares.

GM ha vuelto al ruedo. Y de la mejor forma. Con grandes autos y en la pantalla grande.