Ford Model 40 Speedster de 1934: vendido en 1,76 millones de dólares

ford-34-speedster.jpg

Fruto de la unión entre el genial Henry Ford y Clara Bryant, Edsel Bryant Ford nació el 6 de noviembre de 1893. Edsel no habrá sido una celebridad internacional a la altura de su padre pero de todos modos se las ha ingeniado para quedar grabado en la historia no sólo por ser hijo de quien era sino también por haber dejado su legado y el fruto de su creatividad en algunos autos de la marca del óvalo azul.

Tal vez el más emblemático de esos trabajos realizados sea el mítico Ford ’32, que dicho sea de paso es uno de los vehículos más buscados en todo el Mundo por los Hot Rodders.
Ese auto fue la plataforma sobre la que se inspiró Edsel Bryant Ford para construír el que se cree es uno de los primeros modelos concept de la rica historia de Ford. Se trata del Ford Model 40 Speedster de 1934.

Este prototipo bello hasta límites insospechados se transformaría en un verdadero hito para Ford ya que sería el vehículo que marcaría finalmente el rumbo en materia de diseño para los modelos que estaban por venir. El Ford Model 40 Speedster de 1934 creado por Edsel deja en claro dos cosas. La primera es que su creador buscó definitivamente líneas mucho más suaves y fundamentalmente deportivas, evolucionando de alguna manera a su inspirador el hermoso Ford ’32. Y la segunda (y posiblemente más importante) sea la certeza que deja sobre las verdaderas condiciones que tenía Edsel como diseñador y constructor de automóviles. Sus dos criaturas más emblemáticas así lo atestiguan: Edsel Bryant Ford era un verdadero talento que tan sólo pudo ser opacado por otro talento infinitamente superior como lo era el de Henry Ford.

Equipado con un interesante motor V8 de 75 CV de potencia final es el sueño de más de un coleccionista, pero sólo uno es su afortunado propietario. Recientemente el auto fue subastado y se llegó a vender por la suma de 1,76 millones de dólares. Un valor “simbólico” si se quiere, ya que se trata de un ejemplar único de un valor enorme que bien podría no tener precio…