El mito de las mujeres al volante

mujer-al-volante.jpg

Desde hace años vengo escuchando lo mismo: las mujeres al volante son un verdadero desastre. En Argentina, un país que aunque se niegue sistemáticamente a reconocerlo, es machista por naturaleza el mito de la mujer peligrosa, imprudente e insegura al volante de un auto ya ha trascendido la categoría de falacia para convertirse en una “verdad de muy difícil comprobación”. Dicho de otra manera: es una mentira que todos (incluso muchas mujeres) se empeñan en seguir afirmando.

El tema carecería de relevante importancia a no ser por dos puntos. El primero es que no deja de ser una auténtica injusticia la constante afirmación que a fuerza de repetirse hasta el cansancio muchos dan por cierta. Y en segundo lugar porque da la casualidad (hago también un mea culpa en esto…) que los que más acusan de peligrosas e ineptas a las mujeres al mando de un vehículo (léase los hombres) son los principales responsables a la hora de llevar adelante nuestra cotidiana y triste estadística de accidentes viales.

mujer-al-volante-2.jpg

Conduciendo por las calles de Buenos Aires es muy común escuchar todo tipo de improperios e insultos por parte de los “machos porteños” en contra de las pobres mujeres conductoras que estóicamente se aferran al volante y a regañadientes se tragan muchas veces las respuestas que muchos mereceríamos recibir. Ese machismo mal entendido, esa prepotencia arrolladora e inútil, esa burla ofensiva, innecesaria y desagradable hacia el “sexo débil” son en definitiva los ingredientes nocivos de la receta milagrosa de la conducción masculina en nuestra ciudad. Eso es lo que en definitiva lleva a los hombres a conducir por lo general mucho peor que las propias mujeres.
Perdonen pero tenía que decirlo…

El hombre argentino se jacta de saberlo todo sobre un auto. Conoce las normas de tránsito a la perfección aunque eso no significa que deba respetarlas. Sabe siempre perfectamente hasta qué velocidad puede llevar a su auto aunque eso signifique algún que otro exceso que derive en un accidente. Sabe todo. Absolutamente todo. Sin embargo los accidentes siguen ocurriendo a diario y cada vez más seguido, llegando inclusive a tener dramáticas, irreversibles y evitables consecuencias.

mujer-al-volante-1.jpg

Hay hombres que manejan de todo. Y también hay que decirlo, hay mujeres al volante de los más variados vehículos en la ciudad. Hay mujeres que además de conducir autos, manejan motocicletas, transportes colectivos de pasajeros, taxis, remises, camionetas, etc. etc. etc. Y los datos hablan por sí solos: la mayoría de los accidentes de tránsito en la Argentina son producidos por los hombres.

Aporto las pruebas.
En nuestro país según un informe elaborado por la gente de “Luchemos por la vida” hace unos años hechó luz sobre este tema de manera contundente: con respecto a la seguridad concreta a la hora de sentarse en un auto para conducirlo sólo un 23,2% de los hombres utiliza el cinturón de seguridad, mientras que el porcentaje de las mujeres asciende al 34,6%, lo que representa un 11,4% más a favor de las damas.
Mujeres: 1 – Hombres: 0.

Si de violación de la luz roja del semáforo se trata, aquí también se pudo observar hace un tiempo una clara ventaja de las mujeres sobre los hombres. En este caso debe tenerse en cuenta que de todo el parque automotor las mujeres manejan el 14% mientras que los hombres representan el restante 86% (una abrumadora diferencia, ¿verdad?) sin embargo eso no ha impedido que las representantes del sexo femenino violen el semáforo en rojo un 52% menos que los del sexo masculino. Otro dato muy sorprendente y en consecuencia…
Mujeres: 2 – Hombres: 0.

¿Hace falta que siga? Señores si tenemos un poco de dignidad, les diré que será mejor dejar el tema aquí y a partir de mañana hacer borrón y cuenta nueva para que las mujeres no nos manden con todo derecho… “a lavar los platos” .