Mitad Pontiac Grand Am 1990 y mitad camión de 1963: totalmente innecesario

Hay cosas que nunca, jamás, lograremos entender y mucho menos apañar… ¿Es posible que a alguien se le haya ocurrido hacer algo semejante? ¿Intento de suicidio o simplemente intento de asesinato? En el medio no hay nada… Y vean ustedes que hemos sido testigos involuntarios de cosas sencillamente horripilantes, pero así como alguna vez a alguien se le ocurrió hacer el auto más feo de la historia, también hay otro que se ha propuesto (y vaya si lo ha logrado) en hacer otro lisa y llanamente peor… A las pruebas nos remitimos sin más vueltas.
Dicen que como muestra basta un botón y (¡por dios!) con esto que vemos en el comienzo de la nota ya tenemos más que suficiente y tal vez sirva para complicarnos sobremanera el fin de semana. ¿Cómo explicarlo?… mejor ni intentarlo, sino estaríamos en problemas.

Lo mejor del caso es que el dueño de este verdadero engendro del infierno pretende venderlo y para eso, por supuesto, le ha puesto precio. El buen hombre pretende obtener por esta horrible creación fruto de su afiebrada mente, ni más ni menos que la suma de 3.000 dólares. No sabemos a ciencia cierta en qué instituto neuropsiquiátrico lograrán internarlo, pero desde ya que estaremos rezando por el alma de este pobre mortal que se ha destapado con esto que lamentablemente es una concreta realidad.

Ahora bien, vamos a tratar de descubrir de qué se trata en realidad esta bestia para nada recomendable: su “creador” puso manos a la obra (no creemos que le haya llevado poco tiempo precisamente) y decidió “fusionar” un Pontiac Can Am del año 1990 (vaya uno a saber en qué estado lo habrá encontrado) con restos de un viejo camión del año 1963, que por lo visto muy bien conservado no estaba.
Para tratar de convencer a algún inexperto o distraído comprador, el dueño de este extraño vehículo acolara por las dudas que al auto (¿auto?) le funciona todo… como si a uno le llegara a importar tras verlo no sin ates salir huyendo despavorido.
Por lo que a nosotros respecta, pasamos por esta vez y dejamos que sea otro el “afortunado” que se lo lleve al garaje de su casa. Mientras tanto nos quedamos atónitos observándolo sin poder creerlo todavía al tiempo que pensamos: ¿es posible que haya gente que disponga de tanto tiempo libre y que lo emplee (o malgaste) de este modo? Todo parecería indicar que es efectivamente así…