¿Un Mini Mini para 2011?

El Salón de Ginebra del año 2011 podría deparar muchísimas sorpresas, ésto no es ninguna novedad, pero entre esas numerosas sorpresas habrá una (muy posiblemente) que se robará la atención de todos los presentes. Se trata del modelo que está preparando la gente de Mini (BMW en realidad), un auto que estará marcando el acceso a la gama de ofertas y que sería una versión muy diminuta del actual Mini.
Se sabe que este modelo al que bien podríamos estar llamando Mini Mini o bien Mini Minor (de hecho son sus dos nombres alternativos de momento), está siendo desarrollado en estos momentos por la gente de BMW en su planta de la ciudad alemana de Munich.
Este nuevo Mini Mini marcará la continuidad de la utilización de la plataforma ya utilizada por el BMW MegaCity. Se tratará (al igual que el MegaCity de la marca de la Hélice) de un vehículo que tendrá su motor ubicado en el frente del mismo, tracción delantera y un chasis de tamaño muy reducido. Además será prácticamente un emblema en lo que a uso de fibra de carbono se refiere.

Sobre este nuevo Mini Mini habrá que decir también que hay una incipiente preocupación de parte de los popes de la marca respecto de la capacidad de pasajeros en su interior. El problema radica en que aparentemente este nuevo coche no podría ser de cuatro plazas, sino que sería finalmente para dos ocupantes (tal como sucede con otros similares como el Smart ForTwo) o bien de tres plazas tal como se ofrece con el Toyota iQ. Esto es debido a que existe un impedimento de orden técnico para poder hacer un auto de cuatro plazas más pequeño que el actual Mini Cooper, ya que además no pasaría con éxito las debidas pruebas de choque tanto en el territorio europeo como en los Estados Unidos de América.

En el apartado de los motores se estima que casi estaría confirmada la utilización de motores a nafta, más pequeños que los utilizados en la actualidad por el Mini Cooper, dejando de lado definitivamente la tecnología Plug-In (tal como se utiliza en el ya mencionado BMW MegaCity).

Cuando llegue la oportunidad de verlo en el próximo Salón de Ginebra, se verá la reacción del público y eso será un más que válido banco de pruebas para medir la temperatura y la recepción ya que de eso dependerá en gran medida que la gente de BMW siga adelante con el proyecto o no.