2,77 millones de Toyota a revisión

De un tiempo a esta parte la casa japonesa Toyota no tiene paz y no gana para sustos. Si bien en Europa y en los Estados Unidos, los llamados a revisión son algo habitual y ya muy bien establecido en la industria automotríz, lo que nos ocupa en esta nota ya pasa de castaño oscuro y en casi nada se puede comparar a las anteriores oportunidades en las que la marca debió hacer frente a cosas realmente menores. No son nuevos los llamados a revisión, lo que es nuevo es la impresionante cantidad y variedad de vehículos.
En este caso la cifra de vehículos que se llamarán a revisión en diferentes partes del mundo asciende a (ni más ni menos) 2,77 millones de unidades, entre las que se destacan los Toyota Corolla sedán, el Toyota Avensis con motor naftero y el Toyota Prius de segunda generación. Todas las unidades que se llaman a revisión han las sido fabricadas entre agosto del año 2000 y el mes de diciembre de 2009. Como se verá, muchísimas unidades y de un abanico de fechas de producción muy amplio por cierto.

Lo notable, además de la gran cantidad de modelos de diferentes años que han sido convocados, es que el problema aparentemente detectado es el mismo en todos los casos. El inconveniente está en la dirección y la información dice que si se utiliza demasiado (??) haciendo tope hacia el extremo derecho y tope también en el extremo izqueirdo, se podría llegar a producir un desgaste prematuro (y nada deseable por supuesto) en la unión entre el eje intermedio de la dirección y la caja de dirección.

A pesar de ésto que comentamos y de la gran cantidad de auto por revisar, desde el seno de la marca aseguran que el tema no es para preocuparse, cosa que nos permitimos poner (modestamente) en duda ya que no estamos hablando de un inconveniente con un elemento menor, sino que hablamos del sistema de dirección ni más ni menos.

Como si fuera poco en el caso de las unidades del Toyota Prius fabricadas entre agosto de 2003 y abril de 2009 se agrega un inconveniente más, ubicado en un posible defecto de montaje de la bomba de agua destinada a la refrigeración del sistema híbrido del auto.
El problema radica en que posiblemente se produzca un recalentamiento y el consiguiente “parate” del sistema.
La marca se estará contactando de inmediato con los clientes para intentar solucionar estos inconvcenientes.