500 Millas del Sur: invasión de autos clásicos en Bariloche

clasicos-3.jpg

Hay carreras y carreras. Hay diferentes formas de competir. En este caso, la carrera fue una excusa. La competencia algo que quedó en realidad en un segundo lugar.
Las 500 Millas del Sur, disputadas en Diciembre de 2007 en la ciudad de Bariloche, fueron el motivo principal para que los mejores autos clásicos de todos los tiempos se dieran cita en este poblado del sur argentino, para participar de una carrera en donde no gana ni el más veloz ni el que llega primero.

clasicos-1.jpg

Las carreras de regularidad son una cita obligada de los coleccionistas de todas partes del mundo que, desean seguir despuntando el vicio de la competición y al mismo tiempo saben de la importancia que tiene cuidar y conservar sus autos únicos e inigualables.

Tal es el caso de todos quienes se dieron cita en Bariloche en esta oportunidad. Gente llegada de todos los rincones del país y del resto del Mundo, no han dejado de maravillarse por la cantidad y la calidad de las máquinas presentadas.
Más de setenta autos clásicos de diferentes épocas fueron los compañeros perfectos para los inmaculados paisajes sureños de nuestro país.
El equilibrio perfecto entre maquinaria y naturaleza.

Historias personales y anécdotas de lo más extrañas fueron los ingredientes infaltables en los altos en el camino y en las noches de cenas y festejos de los participantes.

clasicos-4.jpg

La lista de autos pudo bien ser el sueño del coleccionista más empedernido. Porsche, Mercedes Benz, Chevrolet Corvette y Camaro, alguna que otra Bugatti de la post guerra mundial, Ford Mustang y Jaguar son algunos de los nombres famosos y prestigiosos que se vieron recorriendo las rutas de Bariloche.

clasicos-2.jpg

Las historia más increíbles jamás contadas y escuchadas alimentaron leyendas durante los tres día de duración de la prueba.
Se supo, por ejemplo que Gianni Celli, un italiano que condujo una Bugatti 43 de 1927 (en estado envidiable e impecable…) ¡logró rescatar el magnífico vehículo desenterrándolo de la tumba de su dueño original!

Las 500 Millas del Sur pasaron con sus increíbles máquinas, vivencias e historias por las tierras argentinas. El placer de ver a estas máquinas legendarias en impecable estado de conservación y funcionamiento, fueron un auténtico regalo para los ojos, todo enmarcado en los inigualables paisajes andinos de la Patagonia de nuestro país.
Un evento que siempre se va,con la promesa de volver. Como esos viejos autos sport, que siempre, siempre están regresando, por caminos que no muchos se atreven a recorrer…