Mercedes Benz SLS AMG Violeta: así se transforma una belleza en algo abominable

Si decimos que el Mercedes Benz SLS AMG es uno de los autos más excitantes y atractivos que circulan sobre la faz de la Tierra, seguramente estaremos de acuerdo prácticamente todos. Líneas sin igual, un diseño que pocas veces se ha visto y una mística difícil de igualar, son las características estéticas más salientes de un auto como no hay dos.
Y si hablamos de que “no hay dos iguales”, bueno será ponerlo en práctica con éste que estamos viendo en la nota. ¿Hace falta semejante crueldad? ¿Era necesaria tanta mala intención colocada sobre las formas de esta belleza sobre ruedas? El sentido común diría que no… pero para el responsable de este Mercedes Benz SLS AMG violeta mate da la sensación que sí…
Podríamos resumirlo en que es el mejor ejemplo de cómo transformar una auténtica belleza en algo sencillamente abominable
Y miren ustedes que hemos sido testigos de variantes de lo más extrañas y con colores francamente llamativos (entre ellos uno dorado muy impactante), pero a este auténtico éxito de ventas de la marca alemana de la Estrella de Tres Puntas, jamás lo hubiéramos imaginado de esta manera…¿O sí?

Este engendro anda circulando por las cercanías de Harrod’s en la ciudad de Londres, en Inglaterra y lo hace con su impresentable color violeta rabioso y con sus detalles en color negro mate, como en el alerón trasero retráctil y las llantas, por ejemplo.
Los cristales también son de color negro muy oscuro, aunque creemos que ésto es pura y exclusivamente una cuestión de supervivencia pura de parte de quien conduce el auto… Es una buena manera de evitar ser reconocido por la calle ante semejante atrocidad…

Según muchos comentarios se cree que este impresentable Mercedes Benz SLS AMG color violeta (o púrpura, según se quiera ver…) es propiedad de uno de los tantos ricachones de Oriente Medio que llegan hasta las diferentes ciudades europeas a la hora de pasar el verano. Extraña además la patente del auto que en la parte frontal tiene un escudo y en la parte trasera una larga y particular numeración.
Vaya uno a saber cuales son las motivaciones que tiene los propietarios de vehículos como éste, pero mientras tanto (y sin la más mínima intención de tratar de comprender la mente del i-rresponsable de esta locura) nos quedamos con el video que ha capturado alguien la ciudad británica en plena persecución del bicho violeta.