Mercedes quiere instalarse en Brasil para producir el Clase C

MERCEDES CLASE C 2014

No hay vuelta que darle. El mercado automotríz brasileño sigue resultando de lo más interesante para muchas de las diferentes marcas con las que nos topamos. Bien es sabido que desde hace largo rato ya, las marcas quieren colocar sus modelos en Brasil pero que dadas ciertas circunstancias y la legislación vigente, a veces eso se complica, sobre todo teniendo en cuenta las elevadas tasas de importación. Por este motivo es que precisamente las marcas automotrices buscan la manera de llegar a Brasil y evitar esas tasas que impiden comercializar sus modelos (sobre todo los autos medianos) a un precio razonable y relativamente accesibles. La instalación de una fábrica en territorio brasileño es una muy buena solución, aunque (claro está) nada sencilla por supuesto. No han sido pocas las grandes marcas que se han pronunciado en favor de una medida similar y así las cosas se han instalado nuevas fábricas en los últimos tiempos. Pero lo que nos ocupa hoy, realmente, nos ha tomado por absoluta sorpresa.

La publicación alemana Der Spiegel ha publicado en un artículo reciente una noticia que se las trae: Mercedes Benz estaría planeando un completo desembarco en Brasil con la instalación de una nueva y moderna planta en la cual estaría llegando a producir unas 20.000 unidades al año del nuevo Mercedes Benz Clase C (modelo al que vemos en la foto espía que encabeza esta nota en su versión 2014).
La prensa especializada ha ido a consultar a los responsables de Daimler acerca de este rumor que ha lanzado la publicación alemana. Desde el seno de la marca (y ésto resulta muy interesante) no han negado el tema en absoluto y se han encargado de decir que se trata de un proyecto que efectivamente tienen en carpeta y que se encuentra en plena fase de estudio y desarrollo, contemplando todas y cada una de las posibilidades con las que cuentan a mano. No es menor la cuestión.
Según ha trascendido la idea inicial sería la de comenzar con la producción para el año 2015. La novedad también radica en que seguramente los componentes llegarían desde Alemania y que la nueva planta de la marca en Brasil sería simplemente ensambladora de los modelos de la casa. De este modo la marca se ahorraría los costos de aranceles por importación, como así también se le haría mucho más sencillo todo evitando sectores de fabricación de piezas mecánicas en la planta y sectores de pintado de chapa.